LANÚS 1 – INDEPENDIENTE RIVADAVIA 0: UNA DOSIS DE UN MISMO MENDOCINO

Independiente Rivadavia aguantó hasta dónde pudo con la gran actuación de Cristian Aracena en el arco pero Lanús lo ganó en la última jugada gracias a un gol del mendocino Marcelino Moreno. Sí, justo un mendocino.

Después de un primer tiempo parejo y atorado, el Grana asumió su rol de candidato para pasar de ronda y acorraló a la Lepra que se metió demasiado atrás. Intentó Lucas Vera en un mano a mano. Intentaron Lautaro Valenti y Facundo Quignon. Pero fallaron por las voladas del Pity Aracena, el verdugo del equipo de la Superliga, al menos, hasta los 48 del segundo tiempo. ¿Por qué? Hasta la última bola hay que defender o probar y Marcelino Moreno lo demostró con un zurdazo al lado del palo para pegar el primer grito de la temporada y clasificar a los octavos de final de la Copa Argentina.

Lanús mereció pasar e Independiente Rivadavia recibió una dosis de un mismo mendocino..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *