TEMPERLEY: EL TEATRO DE LOS SUEÑOS, CON UNA NEVADA SOÑADA

Foto: @TemperleyOK

El Alfredo Beranger sin lugar a dudas es un ícono de la zona sur. Su estructura, su enorme historia, el empuje de su gente y la calidez del hogar lo transformó para muchos en el «Teatro de los Sueños de Turdera». Justamente, el estadio del Gasolero, hace exactamente doce años atrás tuvo una nevada inovidable que lo convirtió en un recinto más soñado de lo que siempre fue.

Aquél 9 de julio de 2007, Turdera amanecía en un feriado con posibilidades de nevada. Algo inédito, que no sucedía en áreas de Buenos Aires desde el 22 de junio de 1918. Sin embargo, casi nueve décadas más tarde, el cielo regaló un fenómeno tan esperado como inesperado. Y las imágenes del Club Atlético Temperley lo hicieron aún más fenomenal.

Durante la tarde la gente salió a fotografiarse por las calles del barrio, así como también lo hacían en Adrogué, en Lomas de Zamora. Pero había un lugar donde lo blanco se mezclaba con el Celeste para darle un tono y un brillo único. Claro, debajo de ello estaba el verde suelo del Beranger que cobijaba las esperanzas de un club que había vuelto a la vida y que aspiraba a seguir creciendo como sucedió recién en el último lustro.

Las imágenes del estadio fueron elocuentes. Una capa de nieve cubrió el Teatro de los Sueños que quedó más soñado que nunca. Una tarde para no olvidar jamás como lo fue aquella vez que el club volvió a jugar después de la quiebra o el día que se concretó el regreso a Primera. Temperley, y una nevada que quedó para la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *