QUILMES: EL CERVECERO Y ESE RECUERDO BIEN HELADO DEL 9 DE JULIO DE 2007

Foto: @pasiocervece

Dicen que la birra se toma bien fría. De hecho quiénes no perdieron un hilo de saliva al ver publicidades donde un chopp aparece con escarcha. Algo parecido sucedió hace exactamente 12 años cuando una inesperada nevada cayó sobre el sur del Gran Buenos Aires dejando el estadio del Cervecero cubierto de un blanco inmaculado.

Las temperaturas de aquél 9 de julio de 2007 marcaban apenas algunas décimas bajo cero que invitaban a soñar a todos. Amantes y no del fútbol esperaban que por fin, y después de casi nueve décadas, el cielo pudiese regalarles esos copos tan ansiados. Y así como algunos se deleitaron desde sus casas, los colegas de Pasión Cervecera también fueron a la suya para fotografiar el estadio de Quilmes.

Claramente eran épocas donde no había fútbol. El receso y el invierno alistaban a un equipo que se predisponía a jugar el torneo del Nacional B. La desaparecida CAI de Comodoro Rivadavia sería el primer escollo de un club que trabajaba con el sueño de regresar a Primera División. Sin embargo, en esa pretemporada, algo más fascinante sucedió que pensar en las atajadas de Marcelo Pontiroli, los goles de Diego Ceballos, o el sueño de contar con un viejo conocido como el «Máquina», Adrián Giampietri.

Una de las institución más emblemáticas del sur del Gran Buenos Aires iba camino a sus 120 años de vida. Faltaban algunos meses. Y el cielo se adelantó para regalarles una nevada inolvidable que cubrió el césped del Centenario. Quilmes se guardó este recuerdo para siempre. Y es que dicen que la birra se toma bien helada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *