LOS ANDES: EL GALLARDÓN NEVADO, DOCE AÑOS ATRÁS

Foto: @clublosandes

Buenos Aires no veía un fenómeno como tal desde le década del diez en el siglo pasado. Los pronosticadores, hasta aquél 9 de julio de 2007, afirmaban que era imposible que caiga nieve en la zona por diversos motivos no sólo climáticos sino también ambientales. Sin embargo, ese Día de la Independencia, todo fue distinto. Y entre varios estadios de fútbol, el del Milrayitas fue uno de los más emblemáticos que quedó cubierto por una inmensa capa blanca.

El frío calaba los huesos. O mejor dicho, en Lomas de Zamora, te «CALA»ba todo. Tierra de Los Andes por excelencia, los noticieros recién sobre el mediodía se atrevieron a manifestar que existían chances reales de ver copos flotando por el aire en las próximas horas. Y no tardó en suceder.

En la zona sur del Gran Buenos Aires la nevada se hizo notar en horas vespertinas y continuó durante la noche. La gente salió a las calles a celebrar semejante evento. Y como no podía ser de otra manera, lo que los hinchas veían por la ventana de sus casas también pudieron verlo en su segundo domicilio: el Eduardo Gallardón.

Las moticas blancas cubrieron el verde césped del majestuoso estadio de Lomas de Zamora. Las fotos tardaron en llegar porque eran épocas donde las redes sociales todavía no tenían el esplandor actual. Los Andes guardaba en el recuerdo algo que siempre tuvo la cordillera que le puso nombre al club. Pero esta vez lo vivían sus fieles en carne propia, en el recinto de Avenida Santa Fe y Portela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *