ARGENTINO DE QUILMES: UN MATE DE DESPEDIDA Y OTRO DE BIENVENIDA

Foto: @mate_cito

No te vayas. No, esperá. Un mate más. El ascenso y las grandísimas campañas del club de Alsina y Cevallos hicieron que muchos clubes buscaran parte de sus jugadores para reforzar a los planteles de cara a la próxima temporada. Y si bien Pedro Monzón pudo mantener gran parte del plantel, el éxodo de cinco jugadores dejó una estela de desazón por los pasillos de la institución.

Hubo una salida que no pudo evitarse. Guillermo Báez, ex Platense, Deportivo Morón y Colegiales entre otros, colgó los botines. El zaguero, de 39 años, puso fin a una extensa trayectoria deportiva en la cual superó ampliamente el cuarto centenar de encuentros disputados quedándose con un título en sus últimos días defendiendo la camiseta de Argentino de Quilmes.

Sin lugar a dudas, el mate de despedida que más costó cebar fue el de Franco Cristofanelli. La magistral temporada del atacante del conjunto de Pedro Damián Monzón le valió ser pretendido por diversas entidades que lucharon por contratar los servicios del profesional que terminó recalando en San Miguel.

Las otras bajas que se dieron fueron las de Diego Alcibiade, ex Berazategui, que no se movió de la zona sur y arregló su vínculo con El Porvenir. Santiago López irá a Deportivo Laferrere y Sebastián Moschini hará lo propio con Ferrocarril Midland. Sin embargo, a la hora de refuerzos, Argentino de Quilmes puso la pava y recibió con una riquísima infusión a un viejo conocido como Rodrigo Sayavedra. El intrépido volante tuvo que volver de Estudiantes de Buenos Aires, y tras haberse entrenado en Racing previo a jugar en Caseros, regresó a la entidad que lo potenció como jugador. La otra incorporación fue la del experimentado Zelmar García, ex Deportivo Merlo y Godoy Cruz de Mendoza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *