BRASIL – ARGENTINA: EL DUELO DE HINCHADAS COMENZÓ CINCO HORAS ANTES

La tranquilidad se acabó desde temprano en Belo Horizonte. O tal, vez, mejor dicho, desapareció por completo desde que el destino cruzó a la Verdeamarelha y a la Albiceleste en semifinales de la Copa América 2019. Con el Mineirao como escenario de fondo, y sin disturbios, más de un centenar y medio de hinchas se cruzaron en un bar frente al estadio con un ida y vuelta que plagó de calor a la ya calurosa sede de un partido trascendental por donde se lo mire.

Brasil y Argentina, en noventa minutos o tal vez en ciento veinte. De no haber un ganador se definirá el finalista por penales. Lo cierto es que la rivalidad entre ambas naciones desde lo futbolístico empezó a ponerse picante desde las primeras horas del día hasta que, cinco horas antes del inicio, empezaron a mezclarse los fanáticos de un lado y del otro en las adyacencias de la cancha.

«Brasil, decime qué se siente, tener en casa a tu papá» sonó en Belo Horizonte el hit de la Albiceleste que acompañó a aquél seleccionado durante la Copa del Mundo del 2014. Justamente recordando aquella Copa del Mundo tampoco faltó que los criollos le refrieguen aquella goleada que sufrió la Canarinha ante Alemania. «Ohh, se comieron siete, les rompieron el oj…» retumbó la calle frente al imponente Mineirao.

La presencia de Vermouth Deportivo con su enviado especial, Francisco Alí, permitió captar un ida y vuelta que puede continuar viviéndose a través de la cuenta de twitter oficial (@vermudeportivo). Claramente allí, de un costado y del otro, ponderaron a sus máximas figuras y denigraron a las del oponente.

«Pelé con un pibe debutó» entonaban los de la Albiceleste. «Mil goles, mil goles, mil goles, sólo Pelé, sólo Pelé, Maradona aspirador» respondieron los de la Verdeamarelha. Y más tarde los locales no esperaron ocasión para disparar contra el astro del Barcelona y el número diez de su rival al entonar: «Messi no tiene copas, el que tiene copas es Vampeta campeón del mundo en 2002 y también ganador de una título sudamericano con el scratch en 1999.

Casi 50 visitantes se hicieron sentir más que el centenar de anfitriones en el bar frente al Mineirao reportó Francisco Alí. Por ese mismo motivo, no pudo faltar el famoso: «ohhh, no tenés vergüenza, son locales y no alientan». Indudablmente un clima bastante cálida y con mucho color. Así empezó a vivirse Brasil vs Argentina a cinco horas del Superclásico de las Américas en Belo Horizonte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *