«ME IDENTIFICO MÁS CON EL HINCHA ARGENTINO QUE CON EL CHILENO»

Las luces de la Superliga Argentina de Fútbol no enceguecen a Pablo Galdames. Lleva la humildad como bandera y no le costó identificarse con la idiosincrasia argentina. El joven de 22 años nació en Santiago de Chile pero conoce a la perfección la ciudad de Buenos Aires. De la Unión Española de su país dirigida por Martín Palermo pasó a Vélez Sarsfield a mediados del 2018 con la venia de su padre, ex futbolista de Racing, Quilmes e Instituto de Córdoba.

“Me acuerdo cuando le conté a mi papá la posibilidad de ir a Vélez y me dijo que era el paso que tenía que dar. Teníamos ofertas del fútbol mexicano y la MLS pero estábamos seguros de que Liniers era
nuestro destino”, reconoce el mediocampista. El protagonista tuvo una ventaja al llegar a Buenos Aires. De chico acompañó a su padre –Pablo Galdames- en su paso por Racing y vivió un tiempo largo en las calles rioplatenses. “Sin dudas me sirvió vivir antes acá. Un ayudante de Martín Palermo (en Unión Española) me decía que era mitad argentino por mi forma de vivir en Chile. Fue un beneficio crecer acá”, explica el volante ofensivo del Fortín. Sin embargo, el jugador tiene una idea formada sobre “la ciudad de
la furia”: “Creo que Buenos Aires parece una carrera de autos. Están todos corriendo, no respetan los pasos peatonales, a los semáforos los pasan en rojo. Quieren llegar primero a sus lugares y quieren sacarse ventaja. Este país podría ser una potencia mundial pero no se coordinan por algo en especial”.

La Cordillera de Los Andes divide a los dos países con una rivalidad por cuestiones políticas del pasado pero Pablo no la siente así: “Yo no siento esa disputa. Mi hermana es argentina, nació acá. Tengo a todos mis amigos de colegio e infancia cuando viví acá que son argentinos. En Unión Española, me llevé mejor con los argentinos”. Las costumbres criollas también se le pegaron al actual futbolista de Vélez y ya son
parte de él: “El mate es obligatorio y lo tomo casi todos los días. Creo que tengo más costumbres argentinas que chilenas”.

Su camino en el fútbol no fue fácil. Un problema de crecimiento le cerró muchas puertas aunque él nunca se rindió a pesar de los palos en la rueda. Perdió la chance de ser sparring de la Selección Chilena en el Mundial de Brasil 2014 por una lesión y obtuvo su “revancha” con la convocatoria al Sudamericano Sub 20 de Uruguay 2015.

El sueño de Pablo Galdames es, sin dudas, vestir la camiseta de su país y sabe que
su momento llegará: “Vine al fútbol argentino con la ilusión y la esperanza de poder estar en la lista de la Copa América pero no tuve tantos minutos. Tengo que mentalizarme de jugar bien acá y ya habrá tiempo para la Selección. Mi objetivo es Qatar 2022 y pero primero me tiene que ir bien en Vélez”.

El joven chileno siente al fútbol. Lo vive con intensidad. Es una parte de su vida. “Me identifico más con el hincha argentino que con el chileno. Viven el fútbol de la misma manera que lo vivo yo. Yo estoy en el banco de suplentes y estoy gritando. De vez en cuando me escondo y canto alguna canción. Me encanta como lo viven tan pasional aunque a veces se pasan de la raya”, expresa.

La Copa América se avecina y la ilusión de Pablo Galdames no es la misma que las dos anteriores por eso entiende que no será nada fácil: “Va a ser difícil porque siento que las Copa América y las eliminatorias son un robo a mano armada por la calidad de las demás selecciones. Argentina tiene al mejor jugador del mundo, Brasil tiene un gran equipo, Uruguay tiene a Suárez y Cavani, Colombia a James y a Falcao, Perú a Paolo Guerrero que son jugadores de clase. Será difícil pero se apoyará. El plantel está capacitado y tiene un DT inteligente”. Estar rodeado de tantos argentinos en Vélez Sarsfield puede ocasionar algún chiste por las dos copas ganadas por Chile a la Selección Albiceleste pero esos cruces de palabras tienen un límite: “En el
vestuario sale alguna broma pero no pasa de ahí. Si les tiro las Copa América, me tiran los mundiales encima. ¿Qué les voy a decir?”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *