DOCK SUD 0 – VILLA SAN CARLOS 3: LA ESTRELLA DE BERISSO

El resultado en el Genacio Sálice había definido gran parte de la serie. El triunfo de la Villa por 2 a 0 en condición de local obligaba al Darsenero a torcer la historia en su cancha, con su gente, pero sabiendo que no ganaba por más de dos goles de diferencia desde el 9 de noviembre pasado. Y si bien los de Ariel Perdiechizi lo intentaron durante la etapa inical, fue el Celeste quien terminó dando la nota con una goleada por 3 a 0 que lo depositó, con creces, en la final del Reducido.

Se acabó el sueño para Dock Sud. Lo dejó pasar o prácticamente no se le dio. Posiblemente haber regalado los 90 minutos en Berisso le costó carísimo. Villa San Carlos, de la mano de Jorge Antonio Vivaldo, y con un global de un 5 a 0 indiscutible, quedó a dos escalones de volver a la Primera B Metropolitana.

La notable experiencia de Nicolás Tauber pudo con el formidable curriculum de Leandro Caruso. El ex Chacarita Juniors le tapó una gran situación al otrora River, Vélez y Godoy Cruz de Mendoza en el primer tiempo. También lo tuvo otro con varios encuentros encima como Damián Ledesma pero fue el guardameta visitante quien volvió a demostrar toda su vigencia a pesar de los 38 años que acusa su documento nacional de identidad.

En la complementaria se terminó todo desde temprano. Martín Ávalos recibió una asistencia de Alexis Alegre, giró dentro del área grande, y sacudió contra las redes de Lisandro Mitre para estampar el 1 a 0. Los Inundados, a esa altura, debían anotar tres tantos para llevar todo a una definición por penales.

El ingreso de Samuel Portillo también fue clave en el equipo de Vivaldo. El suplente saltó al campo de juego y en una de sus primeras intervenciones desbordó por el flanco derecho, dejó en el camino a su marca, burló al guardameta, y asistió a Alejandro Lugones que bajo los tres palos no falló y marcó el 2 a 0.

Hubo tiempo para más. Para una interrupción por parte de la hinchada del Docke que alentó al plantel y lanzó bombas de estruendo. Y también para el gol definitivo que tuvo a los mismos protagonistas que el anterior pero con distinto rol. Lugones se la picó a Mitre y Portillo de cabeza, con el arco a su merced, puso la frutilla del postre para La Villa en el Estadio de los Inmigrantes.

Sportivo Dock Sud, el gran candidato al ascenso directo, se fue quedando sin nafta en las fechas finales de la temporada regular y terminó mostrando una imagen no tan notable en el Reducido. Villa San Carlos, con el 2 a 0 en la ida y el 3 a 0 en la vuelta, se metió en la final del octogonal y deberá medirse con Excursionistas para ver si sube el Verde o el Celeste a la B Metropolitana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *