TOTTENHAM 0 – LIVERPOOL 2: HERE COMES THE SUN

Foto: @LFC

Liverpool derrotó por dos a cero al Tottenham en Madrid y se consagró Campeón de la Champions League 2018/2019. Los Reds¸ subcampeones en la edición anterior, ganaron merecidamente un partido que no contó con la épica de los cruces anteriores; un penal antes del minuto de juego permitió que Salah abriera rápidamente el score, planchando las acciones. Los Spurs de Mauricio Pochettino respondieron tarde y terminaron recibiendo la decisiva diana de Origi a tres del cierre.

Con todos los moños típicos de la instancia recibió el Estadio Metropolitano de Madrid la Final entre ingleses de la UEFA Champions League 2018-19, protagonizada por Tottenham Hotspur Football Club y el Liverpool Football Club. La sed de revancha invadía a los Reds, cinco veces campeones de la competencia, quienes se quedaron en las puertas de la gloria la temporada anterior perdiendo la Final ante Real Madrid. Además su entrenador, el alemán Jürgen Klopp, había caído dos veces en la instancia decisiva de la principal competencia de clubes europeos; la mencionada con Liverpool y también conduciendo al Borussia Dortmund en 2013.

Por su parte los Spurs llegaban por primera vez en su historia a la Final de este torneo, habiéndose consagrado dos veces en lo que hoy conocemos como Europa League. Conducidos por el argentino Mauricio Pochettino y con el retorno en cancha de Harry Kane, principal futbolista inglés de la actualidad.

Pero escribimos sobre la sed de revancha del Liverpool, puntualizada también en el egipcio Mohamed Salah; figura mundial que debió salir rápidamente en la Final de la temporada pasada por lesión. A los 22 segundos Sadio Mané lanzó el centro en plena área Spurs que encontró el brazo extendido de Moussa Sissoko, quien estaba haciendo una seña defensiva. El juez Skomina no dudó en pitar la pena máxima y el VAR no lo contradijo, indudable infracción aún en su insólita concepción. Fue Salah quien cobró la factura, un zurdazo que cruzado que superó la atinada volada de Hugo Lloris.

La rápida conquista aplacó las acciones, Tottenham no se recuperó en lo que quedó de primera mitad y Liverpool, cómodo, apenas insinuó con un par de tiros desde afuera del área. Lo más vistoso antes del descanso fue el ingreso al campo de una intrusa, evitada por la televisación oficial y difundida por todos los otros medios de comunicación.

Ya en el complemento la cosa no levantó, Liverpool y sus buenas intenciones chocando con la cautela de no desarmarse. Los Spurs no tenían fluidez ofensiva aunque el correr de los minutos los posicionó de otra forma en ataque, y cuando los de Pochettino encontraron tiros limpios se toparon con la figura del arquero Alisson Becker; el ex Inter de Porto Alegre le negó el empate al surcoreano Son, Christian Eriksen y también a su compatriota Lucas Moura.

Los minutos finales fueron de incertidumbre, pero a tres del cierre Divock Origi recibió el rebote ofensivo tras córner en vértice izquierdo del área rival y desde allí sacó el impecable zurdazo que cruzó a gol. Nueva diana del belga ingresado desde el banco, que había facturado por duplicado ante Barcelona.

Fue final y triunfo del Liverpool, muy merecido para un equipo de notable intensidad, juego asociado y grandes futbolistas. No logró imponer su mejor versión en la Final, de todas formas juntó los méritos necesarios para levantar la Orejona.

Es la sexta Copa de Europa que gana Liverpool, primera desde la temporada 2004-2005. Las cuatro anteriores se remontan más atrás en el tiempo, los Reds habían sido Campeones en los años 1976, 1977, 1981 y 1984. Su camino a la actual consagración lo tuvo disputando 12 juegos, 8 victorias, 1 empate y 4 derrotas.

Se metió en Octavos de Final con lo justo, tenía los mismos puntos y diferencia de gol que Napoli, sin embargo un par de dianas más a favor lo hicieron avanzar. En series mano a mano eliminó al Bayer Múnich, Porto y Barcelona.     

Para el argentino Mauricio Pochettino habrá sin ningún tipo de dudas revancha, por capacidad y juventud. La presencia sudamericana estuvo dominada por brasileros, sumaron minutos Alisson, Fabinho y Firmino en el Campeón, mientras que Lucas Moura ingresó desde el banco para los Spurs. En tanto los argentinos Erik Lamela y Juan Foyth permanecieron en el banco Spurs, al igual que el colombiano Davinson Sánchez.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *