RIONEGRO ÁGUILAS (COLOMBIA) 3 – INDEPENDIENTE 2: EL ÁGUILA MORDIÓ AL DIABLO

Gentileza: @FutbolARG_2019

El Rojo y las Águilas Doradas se cruzaron en un duro partido de Copa Sudamericana, en el que sorpresivamente los locales dieron vuelta el 1-0, marcaron tres goles y finalmente el equipo de Avellaneda descontó a falta de 20 minutos para el cierre en el partido de ida de los octavos de final.

Desde el comienzo se notó a un Rojo tímido y a un Rionegro que estudió a su rival. Los visitantes no podían avanzar en el campo con la pelota ni tampoco aproximarse al arco de Delgado, pero sorpresivamente tras un pase genial de Benítez, Cecilio Domínguez quedó mano a mano con el arquero y definió por encima de este para poner a su equipo en ventaja.

Poco les duró la alegría ya que dos minutos después, a los 23 del primer tiempo, Mauricio Gómez remató con un sablazo desde afuera del área que descolocó a Martín Campaña que no vió por los jugadores que estaban delante de él, el trayecto de este remate y el empate se le dio a los locales.

Ya en el complemento, sin respiro para el Rey de Copas, el recién ingresado Salazar recibió en el borde del área y cruzó la pelota al palo izquierdo del arquero uruguayo de Independiente y puso en ventaja al joven equipo colombiano. Desde ese momento, los dirigidos por Holan parecían haberse dormido y desatender todos los aspectos del juego.

A falta de media hora para el cierre, fue Obrian quién puso el tercero tras una gran corrida de Gómez por la izquierda, quién luego tira un centro que cruza toda el área, la pelota pasó a todos los defensores y le quedó al delantero de Águilas para cabecear en soledad y marcar lo que parecía ser definitorio en el partido y muy condicionante en la serie.

Holan metió mano en el equipo, salieron Francisco Silva y Pablo Hernández por Silvio Romero y Francisco Pizzini, quienes le dieron un cambio de aire al equipo y comenzó a jugar mucho mejor. Estos dos marcaron el descuento con un centro del bahiense al ras del césped que Romero logró puntear y batir al uno colombiano.

Desde los 70 Independiente cambió muchísimo y se mostró mucho más ofensivo y contundente. Por el lado de Rionegro, el equipo dirigido por Eduardo Cruz, dejó de ser punzante y perdió el dominio de la pelota. Ya no pudo atacar más prácticamente y se dedicó a defender, y de mala manera, ya que el Rojo tuvo muchas chances de poder empatar el partido pero no pudo ser posible.

Fue victoria para Rionegro Águilas que deberá viajar a Avellaneda la próxima semana para defender la ventaja obtenida en su cancha e intentar clasificar a la próxima instancia de la Copa Sudamericana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *