DEPORTIVO ESPAÑOL: CRÓNICA DE UN DESCENSO ANUNCIADO

Y finalmente sucedió. Una vez más el Gallego, el club que creció con el empuje de toda una comunidad, volvió a besar el barro. Tras cinco años en la B Metropolitana, la reciente derrota del Rojo ante Colegiales en Munro condenó a los del Bajo Flores al descenso una vez más. Así, el club que supo codearse durante quince temporadas en la elite del fútbol argentino, hoy asumió un nuevo golpe: caer a la cuarta división.

Un estadio de Primera. Instalaciones formidable. Un lugar codiciado incluso por el poder. Los desmanejos llevaron al Deportivo Español a una debacle a fines de los noventa cuando entre sus pergaminos figuraban paternidades ante Racing de Avellaneda o Argentinos Juniors en la máxima categoría.

El historial del Gallego lo llevó a quedar igualado con Vélez Sarsfield en los 27 encuentros que disputaron entre sí. Incluso en Primera División supo imponerse a Ferro en épocas donde los de Caballito también inflaban el pecho ostendando el club que habían logrado erigir frente a los grandes de siempre.

Más tarde llegó la quiebra, las mudanzas, el regreso y el sueño de volver a ser. En 2014, y tras perder una final antes en manos en Fénix, el Rojo se despegó de la Primera C. Soñaban con seguir trepando peldaños pero la pesadilla volvió. Y en años completamente negros para la institución, marcados por la tragedia, les tocó perder la categoría.

Últimos en el presente torneo, ganando solamente seis encuentros de los treinta y siete disputados, y comprometidos con los promedios, llegó el final a una fecha del cierre. Colegiales le ganó por 2 a 0 en Malaver y Posadas. Y así, otra vez, Deportivo Español mordió el polvo y cayó a la cuarta categoría del fútbol argentino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *