PLATENSE 0 – CENTRAL CÓRDOBA (SDE) 1: ORTEGA LE PEGÓ DESDE LUJÁN

El Ferrovario metió un golazo para arruinarle el mediodía al Calamar. Los hombres de Fernando Ruíz se conformaban con otro empate sin goles para meterse en semifinales del Reducido del Nacional B pero terminaron pagando carísimo la carencia de ideas ofensivas. La escuadra santiagueña, a quince del final, encontró en un golazo la llave para quedar a cuatro peldaños del ascenso a Primera División.

Vicente López se vistió de fiesta pero el protagonista falló. Estuvo ausente en un momento clave y por eso mismo dilapidó una oportunidad única e inmejorable para conseguir ese regreso a la elite del fútbol argentino de donde se despidió hace exactamente dos décadas y jamás logró retornar. Central Córdoba de Santiago del Estero, con un inspiradísimo Nahuel Luján y un golazo de Pablo Ortega se transformó en el ganador de la jornada para seguir con vida rumbo al objetivo.

La ventaja deportiva para el Calamar terminó transformándose en desventaja deportiva. Sin potencia ofensiva, apostó a abroquelarse en el fondo. Ese planteo le salió bien durante 75 minutos pero terminó quedándose con las manos vacías en su propio domicilio donde los sueños se hicieron trizas.

Una muestra de lo aferrado que estaba con el cero el dueño de casa pudo verse en la etapa inicial. Central Córdoba tenía la pelota desde el vamos pero no lograba pisar el área grande. Frente a ese panorama, las llegadas claras del equipo de Gustavo Coleoni se produjeron a través de remates de media distancia de Jonathan Bay, Marcos Sánchez y el intratable ex Ferrocarril Oeste, Luján. Los dos primeros se perdieron por línea de fondo mientras que el otro quedó en los guantes del guardameta de Platense.

Los de Ruíz reaccionaron y crearon las mejores oportunidades del primer tiempo después de la media hora. A los 32 se lo perdió inexplicablemente Facundo Curuchet abajo del arco. Instantáneamente lo tuvo de cabeza Cristian Tarragona pero el esférico salió pidiendo permiso bien pegado al palo derecho de César Taborda.

Platense cerraba mejor el capítulo inicial y parecía reacomordarse en el juego. Sin embargo, en la complementaria, la escuadra no gravitó en lo más mínimo. Lo único que le salía bien al local era dejar pasar el tiempo. Y si bien no sufría, Central Córdoba de Santiago del Estero con lo que podía se las ingeniaba para molestar con el intrépido Luján, las subidas de Alfredo Ramírez, y un tiro de Facundo Melivilo en el área chica que descolgó de forma magistral Jorge de Olviera al tiro de esquina.

El ex arquero de Racing se convertía en una pieza clave para cuidar el cero en su retaguardia hasta que, de un avance del dueño de casa, la contra lo agarró a mitad de camino. Iban 30 minutos de la complementaria cuando el recientemente ingresado, Ortega, pinchó la redonda por el costado izquierdo y a más de 25 metros de la cueva del Marrón para que el esférico viaje por el aire y termine inflando las redes en Vicente López.

Con un cuarto de hora por delante, el Calamar tuvo que cambiar por completo el libreto pero ya a esa altura desconocía a lo que jugaba. Puro pelotazo sin fortuna para los de Ruíz terminaron siendo una jaqueca por partida doble ya que el Ferroviario estuvo muy cerca de liquidaron en las réplicas. No obstante, Ramírez dilapidó una contra clarísima y luego De Olivera le sacó otra a Diego Jara.

Cuando Mauro Vigliano hizo sonar su silbato por última vez en el mediodía dominical, el sueño de Platense se rompió por completo. La ilusión y la entrega del plantel le permitía al hincha imaginarse el regreso a la Superliga. Pero Ortega le pegó desde Luján y con ese 1 a 0, Central Córdoba se llevó la clasificación para Santiago del Estero con el objetivo claro de subir a la elite del fútbol argentino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *