GODOY CRUZ 1 – UNIVERSIDAD DE CONCEPCIÓN (CHILE) 0: EL TOMBA SE FUE DE COPAS OTRA VEZ

Por segunda vez en su historia, Godoy Cruz avanza en la fase de grupos y clasifica a los octavos de final de la Libertadores. No le sobró nada al equipo de Lucas Bernardi pero fue suficiente para despachar a Universidad de Concepción de Chile, el otro club que pugnaba por uno de los dos lugares.

En unos 45 minutos poco para contar. Fue Godoy Cruz quien aprovechó una de las pocas oportunidades que tuvo en sus pies. Con el empate, el Tomba pasaba de ronda y en los primeros instantes le costó encontrar su juego en un campo de juego con un poco de agua por el chaparrón caído horas antes. Universidad de Concepción intentó en esos momentos pero sin realizar mucho ruido. Su delantero Orrellana tuvo la primera pero su remate se fue apenas desviado.

La respuesta del Bodeguero no tardó en llegar con una corrida de Angelito González que ingresó al área y su tiro se fue afuera. Lamento tombino. Pero el mendocino tendría otra chance. Llegó un cabezazo de Lucero dentro del área chica y el arquero Muñoz dio rebote. Ahí estaba González para empujarla y desatar el festejo tombino.

Con el gol, se asentó un poco Godoy Cruz y trató de manejar mejor el balón. Se fue el primer tiempo sin demasiadas complicaciones salvo un cabezazo cruzado de Rubio que se fue cerca del arco de Ramírez.

En el complemento, Godoy Cruz tuvo una ráfaga para liquidarlo. En el comienzo con un Tin Burgoa encendido, el Tomba contó con varias chances. El volante fue el primero que remató y fue débil pero el arquero se tuvo que estirar más de la cuenta para sacarla al córner. Luego vino un cabezazo de Cardona que se fue desviado. La tercera seguida fue un gran pase de Gutiérrez para González y el arquero Muñoz evitó la caída.

Después de esas jugadas, Godoy Cruz descansó un poco y Concepción no hizo mucho para empatar. Recién sobre el final, otra vez el Tomba lo tuvo para definir. Pero la más clara fue la del ingresado Merientiel que tuvo un mano a mano con el arquero y su tiro cruzado se fue afuera.
En el final, una falta sobre Aleo desató una batahola entre los jugadores que derivó en las expulsiones de Henríquez, de Godoy Cruz, y Rubio, en Concepción.

El pitazo del árbitro determinó el festejo de los jugadores con la hinchada. Después de un semestre donde no hizo pie en la Superliga, la Libertadores fue un aire fresco para la bodegueros y las pocas alegrías de este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *