ACASSUSO 0 – ALMIRANTE BROWN 1: QUEMÓ LOS CUATRO ASCENSOS

Barracas Central fue el primero en lograr el objetivo de saltar de la B Metropolitana a la B Nacional y lo hizo derrotando al Quemero en Luna y Olavarría. Los de San Isidro, dos semanas y media más tarde, empataron con Fénix y así fue Estudiantes de Buenos Aires quien consiguió el segundo ascenso de la temporada. Sin embargo quedaban dos plazas más para subir a la segunda división y, para no perder la costumbre, también se las otorgó el Azul de Boulogne tras perder por 1 a 0 frente a la Fragata en la noche de Ciudad Evita.

Como cosas del destino, Acassuso fue protagonista de los festejos que tuvo la categoría. Presenció en vivo el del Camionero y luego le sirvió en bandeja todo al Pincha, Atlanta y el Deportivo Riestra. Almirante Brown fue justo ganador en casa de Sportivo Italiano y, con esta victoria, se permitió soñar con un lugar en el Reducido.

Fueron los hombres de Raúl Cardozo quienes propusieron algo en un partido trabado por laterales y tiros libres. En el arranque lo tuvo Agustín Dáttola de cabeza pero fue Carlos Kletnicki quien terminó encontrándola para evitar la caída de su valla. Antes del cuarto de hora, Pablo Bueno, la figura indiscutida del cotejo, se encontró con la pelota en el área chica pero bastante atorado por los rivales. No obstante, el ex Platense y Gimnasia de Jujuy se las ingenió para pinchar la redonda por encima de todos y fue el travesaño quien salvó a los de Alejandro Friedrich.

Almirante Brown siguió buscando porque comprendía que dejar puntos en el camino acabarían con el sueño de meterse en el cuadrangular por el quinto ascenso. Leandro Guzmán se hamacó y sacó un disparo desde la medialuna que se fue besando el palo derecho de Kletnicki. El otrora Gimnasia La Plata tambié intervino para opacarle un cabezazo de pique al suelo de Álvaro López. Mientras tanto Acassuso era sólo algún chiche de Matías Rojas, que se retiró tempranamente lesionado, y un tiro libre de Damián Salvatierra que se perdió alevosamente desviado.

Los de Friedrich arrancaron mejor en la complementaria y pusieron en jaque los sueños de Atlanta y Deportivo Riestra por un rato. Ezequiel Vidal se metió dentro del rectángulo mayor a pura potencia y castigó con destino de red pero Ramiro Martínez salvó de manera magistral al Mirasol. Pasado el cuarto de hora de la segunda etapa, el local tuvo otra situación clarísima a través de una palomita que practicó Maximiliano Serrano y que Alan Barrionuevo despejó en la línea.

El 0 a 0 le daba el premio al Blanquinegro y al Bohemio pero no satisfacía bajo ningún concepto a los de Isidro Casanova. Y el premio para los del «Pacha» Cardozo llegó a los 24 minutos cuando falló Nicolás Gásperi y Bueno corrió mano a mano para vencer finalmente a Kletnicki y anotar el único tanto de la noche.

Con media hora de reloj por delante, el Quemero llegó con un buen zapatazo de Damián Salvatierra que desvió con creces Martínez. Después llegó el show de cartulinas coloradas. Raúl Zanini vio la roja directa cuando iban 44 por una patada artera. Después Mariano Negrete expulsó a Guillermo Ocampo que llevaba menos de trescientos segundos en cancha. Y cuando ya era puro festejo en Villa Crespo y en el Bajo Flores, el conjunto de San Isidro tuvo el empate en una volea de Esteban Pipino que se fue apenas por encima del travesaño.

Almirante Brown ganó 1 a 0 y volvió a acercarse al sueño de jugar el Reducido. Acassuso, quinto en la temporada, se ganó hace rato un lugar en dicho cuadrangular con el objetivo claro de dejar de ser el animador de fiestas ajenas ya que gracias a sus partidos se consumaron los cuatro ascensos de la categoría. Y gran parte de las alegrías de Barracas Central, Estudiantes de Buenos Aires, Atlanta y Deportivo Riestra se las deben al conjunto de Boulogne.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *