La Copa Argentina dio otro batacazo de un club del ascenso a una entidad de Primera. El Camionero, gracias a un notable trabajo colectivo, derrotó por 1 a 0 al Tatengue en cancha de Arsenal de Sarandí y se metió en 16avos de final de este certamen donde deberá medirse con el ganador del cruce entre San Lorenzo de Almagro y Estudiantes de San Luis.

No fue la mejor noche de Unión de Santa Fe que sí tuvo la pelota pero careció de ideas frente a un Barracas Central que de contra pudo liquidarlo pero, en líneas generales, mostró un nivel más que óptimo para ilusionarse con la venidera temporada del Nacional B donde aspirarán a saltar a la Superliga.

Como en gran parte del cotejo, avisó el conjunto de Leonardo Carol Madelón. Así fue la primera impresión en el Julio Humerto Grondona, con una chance que dilapidó Javier Méndez Albornoz rematando sin dirección en un buen lugar del rectángulo mayor. Los santafesinos dominaban pero jamás imaginaron que antes del cuarto de hora ya iba a estar debajo en el marcador.

El reloj estaba cerca de marcar 14 minutos cuando Fernando Valenzuela le pegó de cachetada a un centro. El efecto que le dio el botín del ex Racing a la pelota hizo que Nereo Fernández no pudiese controlar del todo a la redonda y acabó perdiéndola tras un choque con Luciano Romero. El otrora Fénix, más rápido que el histórico guardameta, encontró el balón boyando en el piso y lo empujó hacia el fondo del arco para estampar el 1 a 0 en favor del Camionero.

Con el score en contra, Unión tomó aún más la iniciativa pero el planteo ya era otro. Barracas Central, con los once jugadores en su campo, aguantó y apeló a liquidarlo de contra. Y bien que estuvo cerca antes de irse al descanso con una zapazato de Valenzuela que Fernández mandó al tiro de esquina con la yema de sus guantes. Por el lado de la escuadra de la Superliga, poco en la puntada final teniendo la más clara en los pies de Maximiliano Cuadra que, frente al arco, la mandó afuera.

El propio Cuadra tuvo una ingresando por el segundo palo en el arranque de la complementaria pero la mandó a la tribuna. Claro que no fue la única pelota que cayó en manos de los Barraqueños. De hecho un zapatazo del Tatengue terminó yéndose directo a la calle Julio Grondona que es por donde suele ingresar el público de Arsenal en sus partidos de local disputados en el Viaducto.

Los de Madelón, sin ser profundos, contaron con dos oportunidades para empatar el juego pero ambas se fueron besando el palo derecho de Elías Gómez. Una le perteneció a Yeimar Gómez Andrade sin fortuna en el cabezazo del ex Independiente Rivadavia de Mendoza. La otra fue producto del ingresado Franco Troyansky quien en una especie de volea asustó a los porteños que, con mucho esfuerzo y gran dedicación, controlaban el triunfo.

Unión, que todavía sigue con vida en la Copa de la Superliga y deberá medirse ante Tigre por los octavos de final de este certamen, le bajó la cortina al sueño de la Copa Argentina en la noche de Sarandí. El formidable trabajo en equipo de Barracas Central fue más que un rival de elite y así los dirigidos por Salvador Daniele escribieron otra gloriosa página en este 2019 con un inolvidable triunfo por 1 a 0 frente a uno de los clubes más grandes de la provincia de Santa Fe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *