QUILMES 3 – OLIMPO 1: LA BIRRA SE LEVANTA

El Cervecero y el Aurinegro se cruzaron en un partido que definía el descenso a la B Metropolitana y en el que los locales supieron resolver con mucha contundencia al marcar tres goles y lograron mantenerse en la B Nacional otro año más.

Por las calles, el sentimiento de un partido que quedaría guardado en la mente del hincha, se hacía cada vez más fuerte. Miles de hinchas caminando por las calles circundantes al estadio Centenario, y dentro del mismo, hicieron la fiesta cervecera. Varios minutos antes de que comience el encuentro bengalas con mucho humo, cánticos y gritos salían de las tribunas para lo que sería una gran tarde de fútbol.

Si bien dependía de si mismo, muchas dudas había de que pudiese hacerse con la victoria por su historial en el campeonato, pero todo quedó en el olvido cuando la pelota comenzó a rodar y la magia del espectáculo se desparramó en el sábado santo.

Los dirigidos por Leonardo Lemos tomaron la decisión de mantener una fuerte presión y concentración para aprovechar los errores de los rivales. Mucho daño hicieron en los primeros 30 minutos y, cuando estaba al caer, apareció un gran cabezazo de Bellone tras un centro desde la izquierda para abrir el marcador y que se escuche el rugido en la tribuna cervecera.

Los de Bahia Blanca no jugaban por mucho más que el honor, por lo cual su concentración y ganas no fueron las que se suelen ver, por lo que muchos espacios no fueron bien cubiertos y algunos disparos no fueron del todo acertados ni con mucha potencia para el arquero Ledesma.

En la segunda parte los contraataques quedaron a merced de los delanteros de Quilmes y pudieron aprovecharlos a los 22, cuando Anselmo cabeceó a la carrera un centro preciso de Blanco, y luego a los 30 para liquidar la tarde con el tanto del lateral Lluy luego de una corrida de manual por parte de los dos delanteros que lo dejaron al número 3 de cara al arquero Viola, que nada pudo hacer.

Sobre el final y sin mucha repercusión en el partido, Graciani tomó la pelota en el borde del área cervecera y la colgó en el ángulo izquierdo para descontar en el tanteador y agregar un gol más que podría haber puesto nerviosos a los blancos – en el minuto 39- si Los Andes no perdiese por 2 a 0, pero como esto ocurría, no modificó el ánimo de casi nadie.

La fiesta fue quilmeña y luego de una floja campaña en la que sólo rescató 26 puntos, el Decano del sur  jugará otro año más en la Primera B Nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *