JJ URQUIZA 0 – TALLERES RE 2: NOTO QUE FUE PRUDENCIO

El Tallarín supo pegar en los momentos justos tanto los protagonistas como el entrenador que metió un cambio de timón en el entretiempo. De esta manera, los dirigidos por Gustavo Noto derrotaron por 2 a 0 al Celeste que, desde que regresó a Loma Hermosa, no pudo cantar victoria en condición de local volviendo a complicarse en la tabla de los promedios.

Justo José de Urquiza jugaba con el triunfo de Deportivo Español sobre Sacachispas que lo ponía prácticamente bajo la obligación de sumar al menos en su domicilio. Y si bien tuvo un arranque bueno, se fue desdibujando con el correr del cotejo y mucho más aún cuando Talleres de Remedios de Escalada le asestó el primer golpe de la tarde.

Antony Alonso, sin dudas uno de los refuerzos más importantes de la B Metropolitana y ni hablar de Jota Jota, fue la pieza ofensiva que generó algo de riesgo contra la retaguardia de Ezequiel Cacace. El travesaño y la buena actuación del arquero Tallarín dejaban todo en cero así como también el palo de Esteban Ruíz Díaz que le negó el tanto a Ángel Prudencio para que el descanso los encuentre a ambos igualados sin tantos.

Noto metió en cancha a Agustín Gil Clarotti durante el entretiempo y el ingreso del lungo delantero le dio resultado. A los 25 minutos asistió a Prudencio quien de cabeza abrió la cuenta. Pero, cuando la visita necesitaba bajarle la persiana a la contienda, apareció el ex Huracán y Colegiales quien dominó un pelotazo largo, vio la salida desesperada del guardameta rival, y terminó definiendo por arriba para poner cifras definitivas.

Talleres de Remedios de Escalada recibirá el próximo lunes a Colegiales sabiéndose prácticamente salvado del descenso a la Primera C por un triunfo que complicó aún más a Justo José de Urquiza que irá en pos de una victoria que le brinde oxígeno a Ezeiza donde se medirá con el irregular Tristán Suárez. El 2 a 0 para los de Noto fue producto de no desesperarse siquiera cuando los resultados del sábado obligaban a ambos a sumar de a tres imperiosamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *