DEFENSA Y JUSTICIA 1 – UNIÓN 1: LA FIESTA QUE NO FUE

El Halcón y el Tatengue se enfrentaron en un partido en el que los locales podrían haber llegado a la última fecha con chances de ser campeones pero el empate con el conjunto santafesino le quitó toda oportunidad y se liquidó la Superliga en la fecha 24.

Una tarde de fiesta, tensión y nervios se vivió en Varela en la previa al encuentro con el conjunto santafesino. El estadio repleto, sin capacidad para que entrase un alma más. Todos juntos con ansiedad cantaron las canciones que propuso la hinchada desde el comienzo hasta el final, incluso en los momentos en los que todo parecía perdido.

En el primer tiempo, los de Becaccese tuvieron la paciencia que los caracteriza y buscaron siempre con jugadas elaboradas, llegar a romper el cero con tiros desde afuera, cabezazos, pases filtrados a Nicolás Fernández o algún volante que se filtrara en la defensa Tatengue para solamente asustar al arquero Nereo Fernández, ya que no pudieron concretar ninguna de sus bastas chances.

Por el lado de los dirigidos por Madelón, se esperaba en la previa que tal vez fuesen a refugiarse en la defensa ya que visitaban a un rival complicado, pero para sorpresa de muchos, salieron a presionar la salida del fondo de los locales y de esta manera, además de pases rápidos y hacia adelante, inquietar mucho al arquero Unsaín y a los hinchas del Halcón.

Ya en el segundo tiempo, la paciencia y la tranquilidad se comenzó a ir en el equipo que suele vestir los colores verde y amarillo. La impotencia por no poder marcar y la necesidad de ganar los llevó a colocar a todo su equipo en ataque y a partir de allí se comenzó a conocer a la figura de la noche que fue el defensor central Yeimar Gómez. El colombiano consiguió desesperar a los futbolistas y a la hinchada local gracias a sus capacidades defensivas. Toda pelota aérea fue rechazada por él, lo que cortó un recurso muy útil en ofensiva de su rival.

Todo fue de mal en peor para Defensa, ya que no solo se sintió en las tribunas el gol de Racing en Victoria, sino que también, y de manera muy sorpresiva, llegó el gol de Unión a los 91 minutos de Augusto Lotti, que parecía liquidar no solo el partido, sino también la Superliga dandole el campeonato a la Academia.

Pero el equipo no aflojó. Consiguió un gol en off side que le dió la puta de que era posible empatar. Además llegó el empate de Tigre y los ánimos crecieron al punto de que la emoción era muy fuerte en el estadio y en los futbolistas. Llegando al último minuto del adicionado, un tiro libre cerquita del área que fue ejecutado por Matias Rojas le dio el empate a los de Becaccese, pero luego del saque del medio el árbitro Abal terminó el partido.

Tras el final, jugadores e hinchas se quedaron a esperar el final del partido de Racing, pero la esperanza se terminó y la Academia gritó campeón. Defensa se despidió de la mejor campaña en Primera División de su historia y será siempre recordada. En la próxima fecha visitará al equipo de Coudet en la ultima fecha, mientras que los de Santa Fe consiguieron la clasificación a la Copa Sudamericana y les queda recibir aún a Estudiantes de la Plata por Superliga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *