HOLANDA 2 – ALEMANIA 3: LA REVANCHA ALEMANA

Foto: @EURO2020

La Maquinaria volvió a la vida. Tras el descenso en la Liga de Naciones de la UEFA y el flojísimo papel en Rusia 2018, el elenco teutón se tomó revancha y derrotó a la Naranja Mecánica por 3 a 2 en Ámsterdam dejando en claro que la limpieza efectuado por Joachim Löw post mundial ha surtido efecto.

El cachetazo que le propinó Corea del Sur en la máxima competencia había dejado groggy a Alemania. Sin embargo, la trompada final para completar un año olvidable por completo, se la dio Holanda el 13 de octubre pasado en el mismo escenario donde los germanos lograron recuperarse y dar el presente.

Bajo el marco de las eliminatorias rumbo a la Eurocopa 2020, dos potencias del fútbol tuvieron que compartir grupo nuevamente. Fueron los tetracampeones mundiales quienes tomaron la iniciativa y brindaron un partidazo en un estadio que no podía permitir otra cosa: el Johan Cruyff Arena.

En el arranque, Alemania probó suerte con un fortísimo disparo de Serge Gnabry, actual astro del Bayern Munich, quien exigió a Jasper Cillessen. No obstante, en esta ocasión, el guardameta del Barcelona desvió el zapatazo con creces. Sin embargo el gol no iba a tarder en llegar más allá de un ida y vuelta constante en el cual Holanda no logró poner a prueba a Manuel Neuer.

Iban un cuarto de hora recién y el 0 a 0 ya era inmerecido para ambos. Nico Schulz desbordó por el flanco izquierdo y descargó para la entrada de Sané que sacó un potente disparo buscando el palo más lejando y abrió la cuenta en Amsterdam. La visita ganaba, imprimía ritmo y empezaba a barrer su propia mufa.

Alemania supo mantener la ventaja porque Neuer se hizo gigante tapándole dos mano a mano al ex Liverpool, Ryan Babel, quien se pintó el techo de colorado. Holanda también contó con un tiro de Denzel Dumfries que atrapó sin problemas el guardameta de la visita. Sin embargo, cuando más merecía el empate, llegó el segundo tanto germano.

Gnabry, a pura velocidad, se fue cerrando de izquierda a derecha hasta encontrar el hueco y clavarla de un ángulo cuando iban 33 minutos de la etapa inicial. El partidazo le daba felicidad a los de Löw que tuvieron que sufrir hasta las últimas consecuencias pues luego llegaría el monólogo del conjunto dirigido por Ronald Koeman.

La orquesta anaranjada sonó de maravillas en la segunda mitad. A los 2 minutos, un centro de Memphis Depay fue conectado de cabeza por Matthijs de Ligt para descontar en Ámsterdam. Los teutones se abroquelaron en defensa y lo pagaron carísimo porque fue todo del dueño de casa.

Iban 18 de la complementaria cuando Holanda, después de tanto buscarlo, llegó al empate producto de una pelota que se encontró Depay dentro del área grande. El otrora Manchester City y actual jugador del Lyon de Francia, ubicó el esférico contra la base del poste derecho de Alemania y puso el 2 a 2 en una contienda digna de alquilar balcones.

La media hora final fue plata o mierda para ambos. Si bien la parda no le sentaba mal a ninguno de los dos por ser los amplios candidados a clasificarse a la Eurocopa 2020, tampoco querían dejar pasar unidades en el camino. Y, en tiempo de descuento, Ilkay Gündogan asistió a Schulz quien sí puso cifras definitivas en el Johan Cruyff Arena.

Alemania se sacó de encima todo tipo de fantasmas que se habían propagado desde Rusia 2018 y continuaron con el descenso en la Liga de Naciones de la UEFA. En un partidazo digno de recuperación derrotó a una Holanda en levantada por 3 a 2. Y más allá de todo, quien terminó celebrando fue el fútbol por este hermoso festival de goles en Amsterdam y por la segunda fecha de eliminatorias para el máximo certamen continental de países.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*