TEMPERLEY 2 – ATLÉTICO RAFAELA 1: ESTE GASOLERO SABOREA LA CREMA DEL REDUCIDO

El Celeste demostró estar dulce en este 2019, ganó una vez más y se metió dentro de los puestos del octogonal para regresar a Primera División. El Gasolero venció por 2 a 1 a la Crema en el Alfredo Beranger y se retiró de su estadio ilusionadísimo de cara al clásico del fin de semana entrante frente a Los Andes en Lomas de Zamora.

En lo que va del año, Temperley ya igualó prácticamente lo hecho en el último semestre del 2018. En el período de trece fechas, los del sur del Gran Buenos Aires habían cosechado quince puntos de treinta y seis en juego mientras que ahora lograron la misma cantidad de unidades pero en un sprint de siete contiendas. Atlético Rafaela, con el tropiezo en Turdera, empezó a despedirse de todo esta temporada.

Arrancó mejor el conjunto de Juan Manuel LLop, exigiendo al ex Aldosivi, Pablo Campodónico y probando suerte con un remate de Lautaro Navas que se fue realmente cerca. El dueño de casa tardó en reaccionar y contó con la fortuna de no haber recibido goles para no lamentarse luego con el resultado final.

Los tantos llegaron en la complementaria. Pablo Magnín, figura de la tardenoche de Turdera, abrió la cuenta a los 3 minutos del segundo tiempo. Sin embargo, la Crema empató en la primera pelota que tocó Matías Quiroga. El recientemente ingresado había reemplazado a Enzo Bertero y batió la resistencia del local para emparejar las acciones.

El 1 a 1 parecía acompañarlos en un período con buen ritmo por ambos, donde ninguno quería darse por vencido. Pero el Celeste tocaba hermoso en ofensiva, con un inspirado «Tiki Tiki» Di Lorenzo y con un Lucas Mancinelli que fue quien asistió nuevamente a Magnín para que le convierta otro tanto a Ramiro Macagno y desate la locura del Gasolero.

Temperley ganó 2 a 1 en el Teatro de los Sueños de Turdera y se permitió soñar con un lugar en el Reducido para luchar por su regreso a la elite del fútbol argentino. Atlético Rafaela fue más en el arranque, logró igualarlo luego, pero se terminó yendo con las manos vacías hacia Santa Fe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *