AMISTOSO INTERNACIONAL| ARGENTINA 1 – VENEZUELA 3 – NOS CAYÓ MAL EL VINOTINTO

Las diferencias entre un equipo trabajado y otro en formación se notaron desde el inicio hasta el final en el amistoso internacional en el Wanda Metropolitano de Atlético Madrid. Venezuela brindó una gran lección de juego colectivo y venció por 3 a 1 a la Argentina que no tuvo sociedades y que solo mostró chispazos de Lionel Messi.

El vino tinto nos cayó mal en el amanecer del partido. Una mala cobertura de Gabriel Mercado le permitió a Salomón Rondón acomodar la pelota y definir de gran forma ante la salida de Franco Armani. En seis minutos, los dirigidos por Rafael Dudamel ya ganaban por 1 a 0. El juego de la Albiceleste pasó siempre por Messi y desde los pies del diez llegaron las situaciones de la selección con un remate lejano y dos cabezazos de Lautaro Martínez tras centros de Leo. Las dudas en la defensa con Foyth, Mercado, Montiel y el desorden en el medio fueron claves para el aprovechamiento del rival que siempre complicó con Rondón y Jhon Murillo. Justamente, este último hombre sacó un conejo de la galera y metió un golazo con un disparo al segundo palo. Un 2 a 0 doloroso para los nuestros.

El ingreso de Matías Suárez en el complemento le dio un compañero de combinación en la mitad de la cancha al jugador del Barcelona y a través de esa dupla llegó el descuento. Messi apiló a dos hombres, lo vio a Suárez y el cordobés habilitó a Lautaro Martínez que la mandó a la red con un zurdazo al primer palo. Parecía que la reacción aparecía en el conjunto de Scaloni pero no fue así. Ni Roberto Pereyra ni Darío Benedetto le cambiaron la cara al ataque celeste y blanco. Encima, Foyth bajó a un rival en el área y los venezolanos encontraron el 3 a 1 con un penal magistralmente ejecutado por Josef Martínez. Triunfazo de los de Dudamel.

La Vinotinto hace historia y utiliza su libreto como su mejor arma ante una Argentina totalmente en formación con tan poco tiempo para la Copa América. Las pruebas no funcionaron y la derrota deja más dudas que certezas. A mejorar que material sobra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *