SAN MARTÍN (SAN JUAN) 1 – VILLA DÁLMINE 0: AIRE FRESCO

Foto: Prensa San Martín

Pasó una brisa para San Martín de San Juan en el estadio Juan Carmelo Zerillo. Una caricia al alma del Verdinegro que tomó aire con el triunfo ante Villa Dálmine por 1 a 0. No jugó bien pero lo hizo con el corazón para pasar a los 16avos de final de la Copa Argentina frente a un duro Viola en la tarde fresca de La Plata.

Los dos equipos saltaron al campo con un mix entre titulares y suplentes y se notó demasiado. Dentro del espanto futbolístico en el duelo copero, el Viola demostró un poco más en el manejo de la pelota y algún acercamiento al arco de Luis Ardente. Al Verdinegro le costó hacer pie en el césped y molestó con dos cabezazos lejanos.

Las diferencias de categorías no se observaron porque el juego fue parejo en todo momento. Sin embargo, la jerarquía de los sanjuaninos marcó la distancia en el marcador: brillante recuperación y pase largo al área de Mauro Bogado para Pablo Palacios Alvarenga que bajó la pelota con su cabeza y le cedió el gol al colombiano Humberto Osorio con un remate cruzado y fortísimo. Eso fue lo único interesante del encuentro, nada más para destacar. Walter Otta metió a los habituales titulares (Martín Comachi, Mariano Miño e Ijiel Protti) pero chocaron con los despejes defensivos del conjunto de la Superliga.

Aire fresco. Eso tomó San Martín de San Juan en su victoria por los 32avos de final de la Copa Argentina. La dura derrota ante Argentinos en el Hilario Sánchez quedó atrás y ahora sonrió un poco para encarar los dos partidos que quedan en el torneo por la permanencia. Villa Dálmine no decepcionó y jugó de igual a igual aunque no le alcanzó para pasar de fase.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*