El Globo cometió nuevamente un horror en defensa para sumar una nueva derrota en la era del «Turco» Antonio Mohamed. Al igual que el último gol de Unión y de San Martín de Tucumán en el Ducó, el Quemero ayer repitió el blooper para que el Pincharrata se lleve tres puntos para La Plata en un opaco triunfo por 1 a 0.

No hicieron mucho Huracán y Estudiantes en Parque Patricios. La diferencia entre sendas escuadras estuvo en que la visita custodió la victoria mientras que el dueño de casa, con casi una hora de posesión total de la pelota, no supo cómo inquietar a Mariano Andújar en otra noche que acabó con silbidos para el dueño de casa.

El Quemero empezó un 2019 para el olvido. De ubicarse en puestos de Copa Libertadores y pelear el campeonato, la escuadra porteña directamente quedó, provisoriamente, fuera de todo tipo de competencia de internacional con la caída del lunes por la noche frente al León.

Huracán arrancó mejor pero no fue desequilibrante. Antes del cuarto de hora, Carlos Auzqui sacudió el palo izuqierdo del Mariano Andújar. El otrora arquero del Palermo de Italia, más tarde, vio como un disparo de Walter Pérez se iba por encima del travesaño. En la contra, recién avisó Estudiantes de La Plata con un tiro de Matías Pellegrini tras una gran jugada colectiva que contuvo sin dramas el guardameta local.

Iban 29 minutos de la etapa inicial cuando el Globo cometió otro grosero error en defensa, de esos que alteraron las terminaciones nerviosas de todos sus socios, hinchas, simpatizantes y allegados. Porque una falla pudieron tenerla contra Unión, tal vez repetirla ante San Martín de Tucumán, pero en el tercer juego consecutivo en casa volvieron a ofrendarla. Christian Chimino dejó corto un pase al arquero con el pecho, amagó a acercársela, también lo hizo Antony Silva quien dudó, pensó, y cuando itentó rechazar ya tenía encima a Pellegrini que de arremetida la mandó al fondo del arco.

Después del tanto del Pincharrata, al partido le quedó una hora. Durante todo ese lapso sólo hubo para destacar dos llegadas de la visita. Un tiro a quemarropa de Lucas Albertengo, y otro intento del ex Atlético Rafaela que no pudo soplarla con toda la retaguardia a su merced. El dueño de casa, más allá de los cambios, del ingreso del otrora Banfield, Andrés Chávez, de la entrada de Javier Mendoza, no gravitó ni molestó a Andújar.

En el debut de Gabriel Milito en el banco de suplentes, Estudiantes de La Plata cantó victoria por 1 a 0 para decorar un poco más la floja temporada del equipo que aún tiene remotas chances matemáticas de aspirar a un ingreso a la Copa Sudamericana. Huracán, con un plantel que supo dar pelea en lo más alto de la Superliga y que aspiraba a un lugar en la Libertadores del 2020, sumó una nueva derrota en otra actuación para el olvido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *