SAN MARTÍN (TUCUMÁN) 1 – BOCA JUNIORS 4: AL SANTO LO MANDARON AL DIABLO

Foto: Prensa Boca Juniors

Boca Juniors no le tuvo piedad a San Martín de Tucumán. El Xeneize goleó al Santo por 4 a 1 en La Ciudadela y lo mandó al Nacional B con un excelente segundo tiempo. Después de una primera etapa con polémicas, los hombres de Caruso Lombardi se vieron superados ante la jerarquía de las individualidades del equipo de la Ribera.

El Ciruja jugó mejor en el primer tiempo y presionó a un visitante que no supo hacer pie. Luciano Pons abrió la cuenta con un toque a la red tras un buen centro al medio. Acto seguido, al Santo le anularon otro tanto de Pons por una posición adelantada por participar de una jugada que distrajo a Esteban Andrada. El de azul y oro tuvo muchas entradas fuertes y tal vez mereció alguna tarjeta «naranja» para Nahitan Nández e Iván Marcone. Sin embargo, Sebastián Villa inventó un buen movimiento en el área y le cedió el empate a Ramón Ábila.

Bebelo Reynoso, de lo mejor en el conjunto de Gustavo Alfaro, deleitó a todos a los 13 del complemento con un hermoso gol que llegó a la red gracias a un toque sutil por encima de Carranza y al segundo palo. El Santo no se bajoneó y tuvo varias chances para conseguir otro tanto pero Esteban Andrada mantuvo su arco sin más goles en contra. Lisandro López aumentó el tanteador para el visitante con un cabezazo tras una pelota parada de Mauro Zárate y luego, Nahitan Nández empujó un rebote para el 4 a 1. El arquero siguió con su gran presentación y dejó el resultado como estaba.

San Martín se fue al Nacional B con la cabeza en alto por haber dejado todo por mantener la categoría y sus hinchas se comportaron como se debe, sin ningún desmán. Boca mandó al Santo al diablo y clasificó oficialmente a la Copa Libertadores 2020. ¡Hasta pronto, Ciruja!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *