LUGANO 1 – JUVENTUD UNIDA 1: EL 2 TENÍA LA LLAVE

El Naranja y el Lobo Rojo empataron con un gol por lado, en un partido en el que los visitantes hicieron el gol muy rápido y que los locales hicieron todo para empatar, pero que el gol de la igualdad llegó sobre el final y con el cabezazo del central Nicolás Tapia, que había sido enviado a cabecear.

Un primer tiempo en el que los dirigidos por los hermanos Crespín tomaron la delantera antes de que el reloj diera tres vueltas después de las 12, gracias a un cabezazo perfecto de Brian Konceny que fue imposible de parar por el arquero Nahuel Leon. Tras esto, se mostraron muy fuertes a la hora de disputar la pelota en la mitad de la cancha, lo cual no permitió al local adueñarse de la número 5 en esa zona y generar juego asociado.

De esta manera el naranja debió recurrir a los pases largos para sortear a los mediocampistas y así intentar con centros igualar el marcador. De la mano de sus delanteros consiguieron disparar al arco en reiteradas oportunidades, pero la férrea defensa del Lobo Rojo, los bloqueó y le dejó mucha tranquilidad al 1.

Ya en la segunda mitad, los dirigidos por Matías De Cicco fueron a buscar el empate a raíz de la necesidad por sumar y cambió su alineación para pasar a defender con tres jugadores en el fondo y agregar futbolistas en la delantera. De mucha importancia tuvo esta movida, ya que el empuje y las ganas, junto a algunos buenos pases, dejaron a los hombres del Naranja en posición de rematar al arco.

Cerca de los últimos minutos, los contraataques quedaron servidos para el Lobo, que con los ingresos de Carrozzino y Barreiro, tuvo mucha frescura para correr a espaldas de los marcadores centrales y así quedar mano a mano con Leon. En el minuto 80, la posibilidad estuvo con una gran corrida del morocho Kombi, quién llegó al fondo y asistió a Carrozzino pero el 14 definió en el área chica al cuerpo del arquero y no pudo liquidar el partido.

Sobre el final, y con un minuto restante del adicionado por el árbitro Tomás Diulio, y sin mucho más por jugar, un centro preciso que cabeceó el 2 de Lugano, Nicolás Tapia, y el gol que hizo explotar a toda la platea local en Tapiales y que le dio el tan ansiado empate que habían buscado durante toda la segunda parte.

Fue empate en el José María Moraños y un punto importante para Lugano porque lo deja un punto por encima del último lugar, mientras que a Juventud no le sirve para escalar en la tabla pero con las unidades que cuenta aún se mantiene en zona de reducido. En la próxima fecha se enfrentarán a Liniers en su cancha y el Naranja visitará a Claypole.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *