SAN MARTÍN DE BURZACO 0 – LUJÁN 4: GOLEÓ LA BASÍLICA EN UNA HISTORIA DE MONASTERIOS Y ANGELINIS

Rezar. Lo único que le quedó a Sanma tras una lapidaria caída en el Francisco Boga fue orar para que Berazategui (igualó con Victoriano Arenas) y Sportivo Barracas (empató con Ferrocarril Midland) no sumen de a tres en una pelea tremenda por el descenso en la Primera C. El Lujanero, con una ráfaga en la complementaria, goleó 4 a 0 a los de Néstor Ferraresi y se ilusionó con el ingreso al Reducido.

Fue un lindo primer tiempo para San Martín de Burzaco que no logró abrir la cuenta gracias al ex Acassuso, Gustavo Ruhl. El guardameta de Luján, a pesar de sus edad, demostró que la experiencia también pudo servir como instrumento para bajarle la persiana a su retaguardia.

Los del «Coqui» iban al frente y estaban más cerca del triunfo que de termina vapuleados por la escuadra de Abel Oroná. Sin embargo, al cuarto de hora de la complementaria, Luciano Monasterio envió un centro que Franco Díaz, en lugar de atenazar, lo aplaudió. La pelota se escapó de sus guantes y terminó entrando dentro del arco para que la visita se pusiera en ventaja en el sur del Gran Buenos Aires.

El envío áereo de Monasterio cambió la historia por completo. Sanma perdió su alma, su espíritu de lucha, su fe. Para colmo, Juan de Tomaso enganchó una volea formidable en la puerta del área grande y, con sumo efecto, anotó el 2 a 0 a los 20 minutos de la segunda parte en el Boga.

Para que la historia fuese más eclesiástica aún, el gran salvador de las últimas fechas para los de Ferreresi, se fue expulsados. Lucas Angelini dejó sin ángel al dueño de casa que cuando parpadeó ya tenía dos tantos más dentro de su cueva. El ex Racing, Gonzalo Pérez, de mediavuelta, ubicó la pelota contra el palo más lejano de Díaz cuando iban 27. Y sesenta segundos más tarde, el «Polaco», Gastón Sánchez, hizo lo que quiso para poner cifras definitivas.

San Martín de Burzaco, el equipo que por lo hecho en el primer tiempo mereció al menos estar en ventaja, se fue goleado de su propia casa. Luján le ganó 4 a 0 en tan sólo 18 minutos y volvieron así para la Basílica con la fe intacta en el sueño de meterse dentro del Reducido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *