EL PORVENIR 1 – CAÑUELAS 1: POR (DEJARLO) VENIR

El Tambero se llevó un merecido punto de Gerli tras igualar 1 a 1 contra El Porve que, con un hombre de más durante todo el segundo tiempo, mostró demasiada pasividad para liquidar el partido y terminó resignando una victoria que estaba prácticamente cocinada en el Gildo Ghersinich.

Inexplicable parda para El Porvenir que pudo golear y terminó siendo silbado por su propia gente que enfurecida por la tibieza de los jugadores dejó que Cañuelas, con más voluntad que buen fútbol, se arrime a la retaguardia contraria y pueda conseguir un tanto que en otro momento jamás hubiese llegado.

Al minuto de juego ya hilvanaron la primera acción de gol los de Guillermo Szeszurak. Hermosa calesita de Matías Mena que envió un centro pasado para que Leandro Pereira de cabeza estrelle su testazo en el travesaño. El festejo no iba a tardar en llegar y el marcador se abrió antes del cuarto de hora.

Iban 12 de la etapa inicial cuando Brian Machín hizo lo que quiso dentro del rectángulo mayor, ningún rival intentó sacarle la pelota, y castigó contra Leonardo Morales que salvó de manera magistral. No obstante, Mena capturó el rebote y con toda su clase infló la red en Gerli para estampar, hasta ese entonces, el ya merecido 1 a 0.

El Porvenir pudo ampliar la ventaja con un tiro de Diego Alcibíade que obligó al guardameta a volar como un gato para desviar el intento, y con un zapatazo de Pereira que también se encontró con la gran reacción de Morales. Cañuelas tuvo intermitencias con chances desperdiciadas por Rodrigo Sánchez y Gabriel Gilé pero, la segunda mala noticia de la tarde llegó a los 43 minutos cuando, de manera infantil, Cristian Soria le pegó una patada a un rival sin pelota y Ramiro Magallán le mostró la roja directa para dejar a los de Nicolás Iñiguez y Gonzalo Márquez con diez hombres.

El show del local siguió en el arranque de la complementaria. Iban 28 segundos cuando Hugo Tarazona probó suerte encontrando al hombre de guantes como muro para evitar el segundo. Desde ese entonces, el dueño de casa creyó que estaba todo cocinado. Tocó la pelota pero no aceleró. Y así el Tambero se aprovechó de un rival que aflojó sin darse cuenta que el partido estaba completamente abierto. Pudo empatarlo dos veces de cabeza. Primero fue Fernando Sánchez, después Rodrigo Sánchez. Ni con esos avisos, el equipo del «Búfalo» reaccionó. Hasta que a los 45, Santiago Sosa sacó un remate cruzado entrando por izquierda para vulnerar la resistencia de Gerardo Cabral y clavar el empate.

El Porvenir tuvo todo para ganarlo cómodo, hasta un hombre de más durante toda la complementaria y jugadores de buen pie que estaban mostrando interesante juego asociado. Sin embargo optaron por perdonarle la vida a Cañuelas que, con lo que pudo, fue en búsqueda de la igualdad. Y por la mezquindad de la escuadra de Gerli, el 1 a 1, terminó siendo un resultado más que justo en el Gildo Ghersinich.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *