QUILMES 2 – INDEPENDIENTE RIVADAVIA 2: LA CERVEZA LEVANTA SIEMPRE

EL Cervecero y la Lepra empataron en la fecha 18 de la Primera B Nacional, en un partido que parecía ser de victoria asegurada para los visitantes, pero que sobre el final los dirigidos por Leo Lemos pudieron igualar el marcador.

A sabiendas del empate de Los Andes –último en la lista de los descensos- los de Buenos Aires sabían que tenían que sumar puntos para no caer al fondo de la tabla de la tristeza y así salió Quilmes, a buscar el partido.

Con mucha gente en ataque, la idea de Lemos fue llevarse puesto a sus rivales con intensidad y situaciones peligrosas de gol a raíz de muchos centros al área. Si bien este planteo fue plasmado en la cancha, no fue muy efectivo, ya que fueron pocas las situaciones en las que incomodaron al arquero Cristian Aracena y en las que lo lograron, fueron por veloces contraataques.

Por su parte, el equipo mendocino intentó ir por el mismo camino que los del sur del Conurbano, pero por la intensa presión de los locales, no pudieron controlar la pelota ni crear oportunidades claras para abrir el marcador en la noche del sábado.

Para el segundo tiempo los roles parecieron invertirse, ya que los conducidos técnicamente por Gabriel Gómez salieron a la cancha con la idea fija de convertir el primer tanto de la noche. Así lo hicieron a los 23 minutos, tras una veloz corrida con casi todo el equipo del Cervecero en campo rival, la pelota le quedó a Imperiale en la medialuna del arco custodiado por Marcos Ledesma y con un fuerte derechazo, mandó a la redonda derecho a la ratonera y así poner el 1 a 0 en el tanteador.

13 vueltas al reloj fueron las que hicieron falta para que la Lepra marcara el segundo, a manos de Franco Negri, que tras una contra en la que atacaban dos y defendían cuatro, los de abajo resolvieron muy mal y dejaron al delantero solo para que defina con el arquero tras la asistencia de Palacios.

Ya prácticamente vencido, Quilmes siguió apostando al empate. Había intentado mucho más que su rival durante todo el complemento, había puesto en aprietos al arquero en más de una ocasión y en varias otras la ubicación de los palos no le permitió festejar. Cuando quedaban dos de los seis que había adicionado el juez, un centro como los del resto del encuentro pero esta vez conectado por Juan Larrea, le dio el descuento a los locales que poco festejaron por la bronca e impotencia de jugadores e hinchas.

Pero el milagro ocurrió. Tras el saque del medio de Independiente y con menos de un minuto por jugar, “” hace el lateral para los visitantes que es interceptado por Valdés en la mitad de la cancha. Sin dudarlo, envió el pelotazo al 9 y Anselmo con calidad de elite, bajó la pelota con el pecho y de media vuelta reventó el arco con su disparo y allí estalló la locura en el estadio Centenario, para la alegría de los espectadores presentes que se unieron en un aturdidor grito sagrado que tronó con fuerza en el sur.

Con este empate Quilmes mantiene sus chances de volver a salvarse del descenso como el año pasado, pero duros partidos le quedan aún. El próximo fin de semana quedará libre pero el siguiente visitará al líder Sarmiento. Por su parte la Lepra, se mantiene en el quinto escalón en la lucha por llegar a Primera División y el próximo fin de semana chocará con el equipo de Junín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *