gtag('config', 'UA-63643000-1');

VICTORIANO ARENAS 1 – CAÑUELAS 1: LO QUE MAL EMPIEZA, MAL A»CAVA»

Poco fútbol y muchos roces hubo en Valentín Alsina. El CAVA y el Tambero igualaron 1 a 1 en una contienda con ocho amonestados y dos expulsados. Y si no el asunto no acabó peor en Valentín Alsina fue porque Damián Rubino así lo quiso, caso contrario, la cantidad de cartulinas hubiese sido mayor aún.

El partido fue un dolor de ojos desde el inicio. Victoriano Arenas trató mucho mejor el esférico que su rival pero le faltó esa cuota de tres cuartos de cancha hacia adelante que sí mostró el pasado lunes, en Libertad, ante Ferrocarril Midland. Cañuelas, en contrapartida, se encontró con el empate en un ataque prácticamente aislado y, a partir de ese entonces, recuperó gran parte de su alma para mantenerse en pie dentro del Saturnino Moure.

A los 24 minutos del primer tiempo hubo dos trifulcas, cinco amonestados y el juego estuvo más interrumpido que una carrera accidentada. De deporte, realmente poco y nada. Un desborde de Miller Moreno que Cristian Medina mandó por arriba del travesaño, y una doble salvada en el área local en la que Luciano Venturini se la sacó de cabeza a Marcos Macchione para que luego Roberto Sánchez la mandé por encima del horizontal.

Con el correr de la etapa inicial, el conjunto de Sergio Geldstein y Luis Ventura, empezó a prevalecer en el campo de juego gracias a sus hombres de buen pie. Nahuel Gómez, la figura de la cancha, Damián Arrubarrena, y el «Pipi» Medina tocaban por doquier pero no hilvanaban una buena acción de peligro. Hasta que a los 42, Leonardo Morales se patinó en una salida desde su propia cueva, y el dueño de casa leyó rápido la situación para que el colombiano Moreno asista a Juan Brunetti que, por el segundo palo, estampó el 1 a 0.

La segunda mitad parecía ser más pacífica que lo mostrado en el capítulo anterior. Sacando la amarilla a Matías Portillo cuando recién transcurrían 54 segundos de la complementaria, el resto aparentaba tranquilidad. Pero dicha parsimonia también venía de la mano de un cotejo opaco donde Victoriano Arenas, agazapado, esperaba embocar el segundo mientras que Cañuelas hacía poco y nada como un disparo de Christian Soria que exigió a la buena reacción de Lucas Véliz.

El CAVA pudo liquidar el pleito en dos llegadas. Un contragolpe de Moreno que manoteó Morales al tiro de esquina, y un disparo a colocar de Medina que el guardameta del Tambero desvió con la yema de sus dedos por encima del travesaño. Sin embargo, cuando poco pasaba, Natanaél Guzmán picó por el costado derecho y recibió un cambio de frente perfecto para que el número quince, de cabeza, pusiese el empate en Valentín Alsina.

La escueta cuota futbolística que le quedaba a la tarde en el sur del Gran Buenos Aires fue un tiro libre de Arrubarrena que se cerró contra el primer palo y encontró la cabeza de Rodrigo Sánchez para desviarlo al tiro de esquina. Después Rubino adicionó cuatro minutos, terminó dando dos más, y todo se extendió a casi ocho en el que se fueron expulsados Roberto Sánchez en la visita y Maximiliano Acosta en el local.

Una vez que pitó el juez, se calmaron los protagonistas y marcharon rumbo a los camarines. Victoriano Arenas con el sabor agridulce de una victoria que se le escapó cuando tenía el cotejo prácticamente en el bolsillo. Cañuelas se llevó un punto con un 1 a 1 en el que no hizo mucho pero al menos le permitió cosechar su segunda parda al hilo en una temporada bastante floja. Y, claramente, lo peor del partido en sí fueron los roces que estuvieron desde el comienzo hasta que culminó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *