DEPORTIVO ARMENIO 3 – ITUZAINGÓ 1: EL TRICOLOR ES CABEZA DE LEÓN

Foto: @ItuzaingoPrensa

Lidera y lo hace con un juego colectivo muy interesante. El Tricolor derrotó por 3 a 1 al León Verde y se aferró a lo más alto de la tabla de posiciones en pos de volver a la B Metropolitana cuanto antes. La visita no pudo conservar el invicto que tenía tras la salida de Diego Ayoroa como DT y se vio vulnerada sobre el epílogo en Ingeniero Maschwitz.

Hizo un buen partido Ituzaingó pero arrancó perdiendo desde el vamos y cerró el juego de la misma manera que lo comenzó. Deportivo Armenio demostró con alguno de sus abanderados porqué es quien mira a todos desde lo más alto. Nuevamente una gran labor de Santiago Gómez y de Nahuel Sica entre los que más descollaron en el elenco de José Luis Villarreal.

Sica, ex Victoriano Arenas, abrió la cuenta a los 5 minutos de la etapa inicial en la segunda jugada de un tiro de esquina. El esférico se ubicó en la ratonera de Matías Lescano para que el dueño de casa se pusiese en ventaja y jugase más relajado con el tanteador a su favor.

Fue parejo el encuentro porque los dos dos proponían pero Deportivo Armenio se conformaba. Hasta que Brian Cáceres empardó las acciones y allí comenzó un nuevo partido. Los de Villarreal recuperaron las riendas y salieron disparados a buscar nuevamente la victoria. Pero el reloj y las ganas de Ituzaingó le jugaban en contra al líder de la Primera C.

Pasada la media hora final, empezó a aclararse el panorama para el Tricolor. Emanuel Mantovani recibió la segunda amarilla en manos de Rodrigo Pafundi y el León Verde tuvo que aguantar con diez jugadores. Rápidamente llegó otra buena notivia para el local gracias a un violento remate de Hugo Paniagua. Y ya con el 2 a 1, se abrieron más espacios, para que Gómez haga de las suyas a pura velocidad y le baje la cortina al cotejo.

En el principio y cuando todo acababa, allí fue donde pegó más fuerte Deportivo Armenio para quedar en lo más alto del campeonato y echarle toda la presión a sus perseguidores. El 3 a 1 se festejó en Ingeniero Maschwitz frente a un Ituzaingó renovado pero que se fue con las manos vacías, una vez más, en otra intrascendente temporada que todavía le da vida para apostar a una plaza en el Reducido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *