TIGRE 4 – BANFIELD 4: UN PARTIDO DE LOCOS

Foto: TyC Sports

Emociones por doquier. Goles para tirar al techo. Tigre y Banfield regalaron un espectáculo maravilloso en el inicio de una nueva jornada de la Superliga. Fue un empate por 4-4 con un desarrollo cambiante en todo momento que, a pesar de los intentos por ganar, no le sirvió a ninguno.

Todo fue cuesta arriba para el Matador porque el Taladro consiguió dos ventajas en los primeros veinte minutos: Agustín Fontana aprovechó una serie de rebotes para el 1-0 y Jesús Dátolo definió el 2-0 de penal. El local tomó la pelota y se recuperó de los golpes de su rival. En doce minutos de furia, Federico González descontó con un gran zurdazo, Walter Montillo culminó una jugada para el 2-2 y Lucas Janson lo dio vuelta con un disparo desde los doce pasos. El equipo dirigido por Hernán Crespo volvió a igualar el juego en el tercer minuto adicionado con otro penal de Dátolo. Un 3-3 de locos.

Como si no hubiese habido acción en la primera mitad, el complemento arrancó con más emociones. La visita pasó, otra vez, arriba del marcador con una definición de Fontana al minuto de juego pero, sesenta segundo después, Federico González igualo la cuenta con un formidable 4-4. El conjunto de Echeverría sufrió la expulsión de Ignacio Canuto pero, aún ásí, tuvo dos situaciones claras para ganarlo gracias a Lucas Menossi y un palo de Montillo como también casi se lo lleva el de Verde y Blanco de no ser por una salvada de Prediger en la línea.

¡Partidazo en el Coliseo de Victoria! El 4-4 no dejó demasiadas sonrisas en los planteles debido a que Tigre continúa hundido en la tabla del descenso y Banfield no aprovechó sus ventajas parciales. A pesar de los sin sabores, el Matador y el Taladro deleitaron a sus espectadores con un duelo a pura emoción constante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *