Argentina derrotó por la mínima a Colombia en Rancagua, logró su primera victoria en el Hexagonal Final del Sudamericano Sub 20 y encaminó el rumbo de cara al objetivo de clasificar al Mundial de Polonia 2019. La Albiceleste rompió el cero con el golazo, y la picardía, de Julián Álvarez, tuvo muchas para liquidar durante el complemento pero terminó aferrándose a una diferencia ajustada. El próximo lunes, duelo clave ante Venezuela.

La Selección Argentina Sub 20 dio inició a la segunda jornada del Hexagonal Final del Campeonato Sudamericano midiéndose ante su par de Colombia en el Teniente de Rancagua, con el desafío de sumar para prenderse en la búsqueda de un lugar en el Mundial de la categoría. La Albiceleste de Fernando Batista volvía a presentar un once inédito, como en cada juego del torneo, con la gran novedad de juntar en ofensiva a los centrodelanteros Maximiliano Romero y Adolfo Gaich.

En tanto Los Cafeteros, dirigidos por Arturo Reyes, llegaban de igualar ante Brasil con la valla menos vencida del campeonato, y buscando aprovecharse del único que no logró puntuar durante la primera jornada de esta Segunda Fase.

Argentina no manejó la pelota pero sí los tiempos, encontró respiros ofensivos con la potencia de Gaich y logró mantener la tensión en el campo colombiano. El delantero de San Lorenzo era el faro ofensivo del equipo, y aunque generaba espacios no podía definir sus propias participaciones; de todas formas sí rompió líneas en la situación que terminó con Gonzalo Maroni pifiándole a la pelota en puertas del área chica, eclipsado por un pedido de penal al juez Haro.

Colombia fue emparejando las acciones sin demasiado brillo pero con velocidad en sus delanteros, quienes lentamente ubicaron espacios para desnivelar. La mejor del Tricolor en la etapa inicial fue un desprendimiento de Rivaldo Correa que terminó con shot cruzado a manos de Manuel Roffo.

A tres del descanso llegaría la explosión del piberío argentino, con un tiro libre apenas detrás del vértice izquierdo del área grande. Julián Álvarez amagó a meter el derechazo y Francisco Ortega hizo lo propio cuando todo indicaba un centro de zurda; Álvarez volvió sobre sus pasos metiendo un espectacular disparo al arco, casi sin ángulo y cargado de veneno, que explotó contra el hierro derecho de Kevin Mier. Lícita jugada de engaño, picardía y talento para que el futbolista de River ponga en ventaja a la Albiceleste.

Ya en el complemento Argentina se desenvolvió como nunca antes en este Sudamericano, imponiendo condiciones ofensivas de forma inapelable ante el desconcierto Cafetero. La Selección armó un monologo en ataque pero erró mucho, Gaich perdió un mano a mano increíble tras asistencia de Maroni y el propio volante de Talleres desvió impactos dos veces frente al arco; también Anibal Moreno intentó con poco ángulo, pero Carlos Cuesta la sacó de la línea.

Tras el huracán Albiceleste Colombia recuperó las formas y equilibró la balanza, generando una muy buena opción con el tiro apenas desviado de Iván Angulo. Fernando Batista metió a Pedro De la Vega por Maroni y Julián Álvarez por Romero, Argentina refrescó la línea ofensiva pero no volvió a recuperar ese fuego en terreno adversario.

La Tricolor fue con lo que le quedó durante el cuarto de hora final, pero más allá del mal tiro de José Enamorado y una dudosa salida de Roffo en el adicionado la victoria argentina no se comprometió.

Ganó Argentina su primer partido en el Hexagonal, suma tres puntos y observa con mucho más optimismo la posibilidad de acceder a Polonia 2019. El próximo lunes se medirá ante la sorprendente Venezuela, desde las 22.10, en un duelo que puede ser determinante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *