REAL GARCILASO 2 – LA GUAIRA 1: A ESTA «BALZA» NO SE SUBE UN «MANCO»

Foto: @DvoLaGuaira

Batacazo. Por donde se lo mire, el Naranja dio la nota en la primera fase de la Pre-Libertadores. Porque aquél triunfo en Venezuela por la mínima diferencia y sufriendo de sobremanera los embates de La Máquina Celeste le valieron para festejar en Perú con un gol agónico de José Balza. El 2 a 1 en contra metió, de todas formas, en la otra ronda a la visita por ese tanto de visitante.

Sin lugar a dudas que no fue la llave ideal para el argentino Danilo Carando. El ex Gimnasia y Esgrima de Mendoza, con pasado en el fútbol de Rumania y también Oriente Petrolero, padeció su falta de eficacia en los 90 minutos iniciales y, en el cotejo de vuelta, duró poco más de media hora en cancha hasta que lo expulsó su compatriota, Mauro Vigliano.

La Guaira, con apenas cinco años de vida, perteneciente a un estado que es lindante con el Mar Caribe, aprovechó la diferencia numérica aunque el empate lo consiguió cuando ya jugaban diez contra diez. Más allá de eso, la fortuna llegó recién sobre el final puesto a que Real Garcilaso abrió la cuenta desde temprano e, incluso con un profesional de menos, lograba la ventaja que evitaba la definición por penales.

El dueño de casa volvió a ser una Máquina. Como lo hizo en Venezuela pero con mayor fortuna. El ex Aldosivi, Alfredo Ramúa, estuvo cerca de abrir la cuenta con un remate a colocar que se fue pidiendo permiso pegadito al palo derecho del arco rival. Sin embargo, en la jugada siguiente, apareció la maravilla de Reimond Manco. El mediocampista que adquirió experiencia en el fútbol de Holanda, clavó un bombazo desde casi 40 metros por encima del arquero para estampar el 1 a 0.

La victoria parcial parecía encaminar a Real Garcilaso a una cómoda clasificación. A los 35 minutos, Carando convirtió el segundo con una palomita perfecta pero Vigliano anuló la conquista por offside. Ciento ochenta segundos después, empezó la pesadilla. El argentino echó al argentino por un codazo sin pelota a un rival y le dio algo de oxígeno a La Guaira que, hasta ese entonces, veía con buenos ojos definir la serie por penales.

En la noche de Cusco, y a 3400 metros sobre el nivel del mar, el conjunto de Venezuela acostumbrado al llano por su cercanía al mar, estuvo cerca de mojar en el epílogo de la etapa inicial. Juan Azócar, el héroe del partido de ida, ejecutó un tiro libre con muchísima rosca que desarticuló Ricardo Daniel Farro con una volada sensacional contra su ángulo superior derecho.

Real Garcilaso, a pesar de la diferencia numérica, fue por más. Tenía con qué hacerlo y, su intención, era terminar con el trámite en los noventa minutos. Jesús Arismendi lo perdió de cabeza, después aparecieron los pies de Mario Santilli para desviar un intento de Manco y otro de Ramúa. Azócar casi lo empata nuevamente con un tiro desde afuera del área y, después de esa acción, llegó el tanto de la felicidad para el dueño de casa. Hernán Rengifo, se encontró una pelota boyando en la puerta del área chica y sacudió sin piedad contra las redes de La Guaira.

El 2 a 0 para el local y la siguiente expulsión de Vicente Suanno en la visita, pintaban la noche perfecta para los de Héctor Tapia. Y con el correr de los minutos, el partido se convirtió en un espectáculo para alquilar balcones. Los dirigidos por Daniel Farías tuvieron el descuento con una mediavuelta de Yohán Cumaná que se perdió por línea de fondo sacándole astillas al palo izquierdo de Farro. No obstante, en el tercer minuto de descuento, Gustavo Dulanto se resbaló y José Balza corrió con la pelota dominada hacia la retaguardia de la Máquina Celeste para darle ese gol clave a la Ola Naranja que, en el último suspiro, se llevó un premio inolvidable de Cusco.

Lo que parecía una utopía se transformó en realidad por esas cosas mágicas que tiene el fútbol. Real Garcilaso pegó durante los 180 minutos, lo tuvo contra las cuerdas a su contrincante, pudo ganarlo cómodamente y La Guaira lo noqueó a pesar de la derrota por 2 a 1. Ahora, los venezolanos continuarán navegando en las aguas de la Pre-Libertadores rumbo a Colombia. Allí llegará la Balza anaranjada que tiene rumbo fijo y que, claramente, no la maneja ningún Manco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *