GIMNASIA Y TIRO 1 (4) – ALTOS HORNOS ZAPLA 0 (3): ALBO-LILLERO DE LOS 32AVOS

Foto: @gytoficial

Lo dio vuelta nomás. Le costó, no fue fácil, pero el Albo que supo jugar en Primera División hace dos décadas atrás consiguió codearse otra vez con los elencos de elite del fútbol argentino tras vencer al Merengue por los penales en Salta. Así se metieron en 32avos de final de la Copa Argentina esperando, con ansiedad, el sorteo que se realizará el jueves próximo.

Altos Hornos Zapla había dejado en el camino a San Lorenzo de Alem y, encima, en el cotejo de ida de la segunda fase, había cantado victoria en Palpalá. No obstante, aquella victoria en Jujuy no le sirvió a los de Roberto Saucedo que fueron vulnerados por el potente Gimnasia y Tiro de Daniel Ramasco.

El gol de Joaquín Iturrieta cuando se acababa la etapa inicial le dio el oxígeno necesario al dueño de casa para encarar la complementaria de otra manera. La Trituradora del Norte había hecho un buen trabajo manteniendo el cero en su arco pero se olvidó de atacar y eso tuvo que, hacerlo, a la fuerza, en la complementaria.

Con toda la segunda etapa un poco más entretenida que la primera mitad, ni los de Ramasco ni los de Saucedo se sacaron diferencias para dirimir la clasificación desde los doce pasos. Allí fue el Albo quien se terminó imponiendo para meterse en la llave final de la Copa Argentina.

Las últimas dos veces que Gimnasia y Tiro se metió en 32avos de final de la Copa Argentina, perdió en primera instancia contra rivales de enorme talla como Racing de Avellaneda y Boca Juniors. Esta vez clasificó ganando 4 a 3 por penales y dejando con todas las ganas a un Altos Hornos Zapla que soñaba con repetir algún cruce de elite que les recuerde su pasaje por los viejos Nacionales de Primera División.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *