EDITORIAL: TODOS SOMOS SALA

Foto: Gentileza Rpp.

“Hemos tomado la decisión de terminar con la búsqueda”, soltó la policía de Guernsey hace unas horas, acabando así con la posibilidad de encontrar a Emiliano Sala quien se encuentra desaparecido desde el 21 de enero de este año.

Es común que a los argentinos se solidaricen rápidamente cuando algo le ocurre a un par en el exterior. Y el caso particular del delantero que había sido transferido al Cardiff City no fue la excepción. Pese a estar siempre en la boca de muchos países como una sociedad egocéntrica, egoísta, creída y demás cualidades negativas; también se puede ver que cuando suceden hechos como los que se están dando en este momento, la unión, la solidaridad, la empatía son sentimientos que emergen rápidamente.

En las redes sociales, se instauró el #PrayForSala para pedirle a Gran Bretaña que continúe la búsqueda del joven santafesino. Nacido en Cululú, a un poco más de cien kilómetros de Santa Fe capital, el futbolista se hizo foco de las noticias a nivel local y también a nivel internacional. Su caso es de público conocimiento: cuando se trasladaba de Nantes (ciudad donde vivía y jugaba a la pelota) a Inglaterra (precisamente a Cardiff), el avión privado perdió contacto y desapareció de los radares.

Algunas hipótesis marcan que no pasó el famoso Canal de la Mancha y se estrelló en el agua. Las bajas temperaturas, tampoco dan esperanzas y todo parecería indicar que terminó en tragedia. Sin embargo, si todavía hay oportunidades de encontrarlo, nos unimos al pedido que se retomen las tareas de investigación e intenten dar con Emiliano Sala.

Emiliano Sala podría ser cualquiera de los lectores que están siguiendo estas líneas, o mismo el simple periodista escondido tras la computadora desahogándose por el mal momento que le tocó vivir tanto a él como a sus familiares que desesperados anhelan aunque sea un mensaje de su ser querido. Tan solo 28 años. Toda una vida por delante. Si no se encontraba en el mejor momento de su carrera, pegaba en el travesaño. Se le abrió una oportunidad y una nueva experiencia que sin dudas podría haberlo marcado para dar el salto; o bien pasar unos años en una de las ligas más competitivas del mundo y después regresar a su tierra. Quien dice que podría haber jugado en el club de sus amores; y por qué no hasta defender los colores de la Selección Argentina.

Es difícil escribir en un momento tan delicado. Es difícil mantener las formas de hacerlo, que sabemos que debemos mantener como periodistas. Es difícil analizar hipótesis y hablar a miles de kilómetros del lugar de los hechos. Ahora bien, hay algo que sí está claro: No se puede detener la búsqueda de Emiliano Sala.

Lionel Messi, Diego Maradona, y muchas otras figuras del deporte y fuera del ámbito también se sumaron al pedido. Por eso, nosotros desde nuestro humilde lugar decimos: Todos somos Sala. #PrayForSala.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*