ARGENTINA 1 – URUGUAY 0: LA PELOTA SIEMPRE AL 10, QUE OCURRIRÁ OTRO MILAGRO

Argentina no encontraba los caminos para vulnerar a Uruguay en Curicó, sin embargo un zapatazo mágico de Gonzalo Maroni promediando el complemento fue suficiente para que la Albiceleste logre su primera victoria en el torneo y quede a solo un punto de la Fase Final. Con bastante por mejorar y una ofensiva que cambia partido a partido, la solución argentina se volvió a calzar la 10.

Clásico Rioplatense en el Estadio Bicentenario La Granja de Curicó, allí las Selecciones Nacionales de Argentina y Uruguay se midieron por la cuarta y anteúltima jornada del Grupo B en el Sudamericano Sub 20. La Albiceleste, dirigida por Fernando Batista, había logrado solo una unidad en sus dos presentaciones y estaba obligado a ganar para depender de sí mismo en la lucha por clasificar a la Fase Final. En tanto la Celeste, conducida por Fabián Coito, llegaba de purgar la fecha libre tras derrotar a Ecuador y sabía que de ganar accedería a la siguiente instancia.

Había mucho en juego y esto impactó negativamente en el trámite del cotejo, que fue desarrollándose con acciones lentas y anunciadas en cada sector del terreno. Argentina presentó, otra vez, una ofensiva inédita desde el arranque con Aníbal Moreno, Gonzalo Maroni y Julián Álvarez detrás de Adolfo Gaich; en tanto Fausto Vera ayudó en la contención a Santiago Sosa, quien jugó todos los minutos de la Selección en este Sudamericano.

Pasada la media hora llegarían las emociones, Darwin Núñez sacudió la modorra ofensiva con una corrida por banda izquierda; Leonardo Balerdi despejó la acción con un taco a córner que pasó realmente cerca del poste izquierdo defendido por Roffo. Argentina en tanto respondió con una acción similar, Gonzalo Maroni se escapó en el ingreso izquierdo al área Celeste pero la mala definición ubicó bien parado al golero Renzo Bacchia.

Ya en el complemento la cosa no varió demasiado, ambos equipos metían mucho pero simplificaban sus posibilidades ofensivas en pelotazos largos raramente capturados. Gaich peleaba más de lo que ganaba y los de buen pie no se encontraban, pero pasados los veinte minutos la rispidez se terminaría rompiendo con un breve instante de inspiración. Gonzalo Maroni recibió en el sector izquierdo del ataque y jugó la pared con el ingresado Pedro De la Vega, quien tocó de espaldas al arco; el volante de Talleres se acomodó llegando a la medialuna e inventó un mágico derechazo cargado de veneno que explotó entre Bacchia y su poste izquierdo; golazo de Maroni, explosión del piberío, ganaba Argentina.

Con la ventaja Albiceleste el partido no se abrió, lejos de eso todo fue aún más friccionado. Uruguay se vio obligado a aumentar la presión ofensiva y un centro que agarró mal parado a Balerdi dejó a Facundo Batista solo en el punto penal; el delantero ex Defensor shoteó fuerte al medio pero Manuel Roffo estaba donde debía para desactivar el peligro.

Los minutos finales se disputaron en campo argentino, de todas formas y más allá del corto resultado el cero no estuvo en riesgo más allá de un tiro desviado por parte de Juan Manuel Boselli. Costó pero ganó Argenitna.

Ahora la Selección depende de sí misma para acceder a la Segunda Fase, misma que otorga las cuatro plazas al Mundial Sub20 de Polonia. Argentina deberá al menos empatar contra Perú para no depender de nadie más, pero la Blanquirroja solo le sirve ganar.

En tanto Uruguay deberá ganarle a Paraguay para avanzar, solo el triunfo le dará el pase a la Celeste. Ambos partidos serán mañana sábado en Talca.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*