TENIS | EDITORIAL – LA NUEVA VIEJA GENERACIÓN

Foto: ABierto de Australia Oficial

Por: Federico Botto

La nueva generación o Next Gen se está metiendo poco a poco en los reflectores del mundo del tenis. Casos como Zverev, Thiem, Tsisipas o Mevedev muestran altos niveles de juego en muchos torneos, pero todavía no pudieron hacerse con algún título grande.

La «Old Gen» protagonizada por Nadal, Djokovic o el propio Federer sigue marcando terreno en los grandes torneos como hace más de 10 años y eso, de cierta forma, preocupa sabiendo que, si bien están vigentes, no les quedan tanto tiempo de esplendor. Esta generación de tenistas empezó a ganar torneos grandes desde el 2005 cuando Nadal obtuvo su primer Roland Garros y marcó la gran rivalidad con Federer. Luego, aparecieron Djokovic, Murray, Wawrinka y Del Potro para pelear en los torneos grandes y generar empatía en el público.

La eliminación de Roger Federer en este Abierto de Australia marcó un punto de inflexión ya que varios de los jugadores que llegaron a la segunda semana de dicho Gran Slam eran jóvenes promesas, pero en las semifinales se vio que todavía esta generación no esta preparada para los grandes escenarios. Hoy no se encuentra un joven maduro como Nadal que a los 17 ya tenía ganado un torneo grande y daba que hablar por su mentalidad ganadora.

Hoy dentro de los mejores 100 del mundo se encuentran más veteranos que superan los 28 años que jóvenes de la generación venidera. La preocupación se viene extendiendo ya hace algunos años. La creación del Masters de la nueva generación fue simplemente para tratar de motivar a los jóvenes y para mostrar que existe un futuro después de la mejor generación en la historia del tenis mundial.

¿La nueva generación no consigue madurar por la vigencia de la generación actual o al igual que los nuevos jóvenes no consiguen terminar de crecer por todo el mundo que rodea el tenis y los presiona?

Este es un año bisagra para contestar esta pregunta ya que puede que sea el último año de Roger Federer y de Andy Murray. Se verá si pueden superar la presión y llegar a ganar un torneo grande que les permita empezar a meterse en la historia del tenis.