TENIS: TOMAS BERDYCH DESPIDIÓ A DIEGO SCHWARTZMAN EN AUSTRALIA

Foto: Kim Kyung-Hoon / Reuters

Diego Schwartzman perdió frente al checo Tomas Berdych por 5-7, 6-3, 7-5 y 6-4 por la tercera ronda del Abierto de Australia. Con esta derrota, ya no quedan argentinos en el cuadro principal del primer Grand Slam de la temporada.

El tenista surgido en Naútico Hacoaj mantuvo un duelo parejo durante un largo lapso de tiempo ante el checo Tomas Berdych, que luego de unos meses afuera del circuito por una lesión en la espalda, se va reencontrando con su tenis en territorio australiano. El Peque arrancó mostrándose firme en sus turnos de saque, jugando de manera inteligente, muy sólido desde la base a tal punto que solo cometió un error no forzado en toda la primera manga y quebró en el momento justo para llevársela por 7-5.

El segundo capítulo mantenía los mismos estándares y cada uno ganaba con solvencia sus games de servicio hasta que en el octavo juego, el checo comenzó a soltar su drive, logró desestabilizar a Schwartzman y en la tercera chance que se le presento, concretó el quiebre tras forzar el error del argentino encaminando un set que terminó cerrando por 6-3.

El duelo continuó siendo equilibrado, los dos imponían las condiciones del punto desde el servicio y los mantenían con bastante holgura, apenas el porteño pudo generar alguna oportunidad favorable, sin embargo, Tomas Berdych resolvió con enorme categoría esas situaciones incómodas.

El cotejo tuvo un antes y un después del undécimo game del tercer set, allí, Diego Schwartzman casi no pudo meter primeros saques, el checo encontró un reaquicio, presionó desde la devolución y consiguió adueñarse del servicio del argentino, luego mantuvo en cero el suyo y abrochó ese tercer parcial por 7-5.

Berdych sumó una dosis extra de confianza y lo ratificaba en cada impacto, estaba exultante, elevaba cada vez más la vara y, aunque Diego Schwartzman jamás va a tirar la toalla antes de que el juego se termine, el quiebre conseguido por el europeo en el tercer game dejó prácticamente sentenciado un duelo que continuó con un pletórico repertorio de golpes y tiros ganadores (65 en total) hasta el 6-4 que dejaba lacrado su nombre en la cuarta ronda del torneo y, a la vez, liquidando al último argentino en carrera en el cuadro principal del Abierto de Australia 2019 que no pudo repetir la performance de la anterior edición cuando cayó ante Rafael Nadal en octavos de final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *