Foto: Pablo Yapura - El Tributo

Juventud Antoniana igualó uno a uno ante Gimnasia y Tiro en el inicio de la Fase Preliminar Regional en la Copa Argentina. Mauro Cachi abrió con golazo la cuenta para un Santo que fue superior en líneas generales, sin embargo Fabio Giménez selló la parda del Albo a minutos del final. El Clásico Salteño volvió a terminar en empate, al igual que en las dos ediciones disputadas esta misma temporada, pero solo uno seguirá en carrera tras el desquite del próximo domingo.

Fútbol en el Estadio Padre Ernesto Martearena, la hermosa ciudad de Salta no era testigo de un amistoso de verano sino del gran Clásico provincial entre el Centro Juventud Antoniana y el Club Gimnasia y Tiro. Ambos iniciaban la serie preliminar buscando un lugar en la Fase Final de la Copa Argentina, además de prepararse para una segunda mitad de Federal A que los tendrá en el mismo grupo de Reválida.

Juventud fue más incisivo durante la primera mitad, metió varios balones en el jardín Millonario y tuvo una opción muy clara cuando Gustavo Mendoza no alcanzó a desviar de arremetida una pelota que terminó controlada por Mauro Leguiza. Leandro Zárate también se hizo notar en el área rival con un tremendo derechazo desde la medialuna que pasó apenas desviado por sobre el travesaño.

El Albo por su parte buscó presionar en mitad de cancha a la espera del hueco, así fue como Luciano Herrera se filtró a espaldas de los centrales logrando el derechazo mano a mano que Ángel Pedroso desactivó con el pecho.

Ya en el complemento Gimnasia volvió a tener el gol, nuevamente Herrera picó en soledad y al momento de shotear chocó de nuevo con la seguridad de Pedroso. Al cuarto de hora llegaría la apertura del score, a favor del local, tras una mala salida de Leguiza que Enzo Salinas interceptó contra el lateral izquierdo descargando de inmediato para Mauro Cachi; el 10 no dudó en intentar aprovechar el adelantamiento del golero y desde 25 metros inventó un zurdazo llovido que cayó como una bala a espaldas del uno. Golazo del Santo, arriba los de Salvador Mónaco.

Entonces la visita salió a quemar naves en desventaja, aunque en sus pocos momentos de claridad se topó con la figura de Ángel Pedroso. Juventud también tuvo las suyas encontrando otros espacios, pero resignó ataque y le faltó picante. A cinco del cierre llegaría la jugada del quiebre, el ingresado Juan Pablo Pereyra recibió en posición de diez y desde allí burló al fondo Santo tirando la pelota larga; el delantero se metió al área, eludió al golero Pedroso y se desplomó tras un toque del mismo. El juez Carlos Gariano no dudó en sancionar penal para Gimnasia, en jugada fina y polémica.

Fabio Giménez se hizo cargo de la ejecución con distinguido zurdazo a pie abierto, la redonda ingresó mansamente a la derecha de un golero que saltó hacia el poste opuesto. Uno a uno y final, aunque Juventud pudo retomar el score con un agónico cabezazo de la Chancha Zárate que astilló el hierro izquierdo de Leguiza.

El próximo domingo será el desquite en el Gigante del Norte, en caso de una nueva igualdad el pase a Segunda Fase Preliminar se dirimirá por penales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *