NACIONAL: UN BOLSO DE RECUERDOS

Foto: Diario El Observador Uruguay.

Nacional de Uruguay recibe a River en un amistoso que se jugará en Maldonado. Este encuentro trae un componente especial. El vínculo entre Marcelo Gallardo y el club Uruguayo. El Muñeco arrancó su carrera como entrenador allí y guardan una relación muy buena entre ambos.

Fueron los cimientos. Los inicios. El despertar de Gallardo entrenador. Del otro lado de la orilla fue encontrando el talle del buzo de coach. Cerró su etapa como futbolista y enseguida agarró el desafío de ser un DT joven y de uno de los equipos más grandes de América.

Sucedió a Juan Ramón Carrasco y dirigió a algunos de sus ex compañeros. Tuvo entre sus filas al Chino Recoba, que fue determinante en su etapa dirigiendo al Tricolor, y se alzó con el campeonato uruguayo. El Muñeco fue campeón enseguida. Un síntoma de todo lo que vendría a futuro.

Sin duda que su primera experiencia lo marcó a fondo porque para su etapa en el Millonario, el técnico siempre optó por jugadores uruguayos. Contó con los regresos de Rodrigo Mora y Carlos Sánchez, que no habían sido tenidos en cuenta por Ramón Diaz. En el verano de 2015 llegó a Núñez Camilo Mayada, un futbolista que se adaptó a la perfección y dio muchos resultados. Para la segunda mitad de la Libertadores de ese año, pidió a un viejo conocido, Tabaré Viudez, autor de la asistencia en Asunción para Alario, que le permitió al delantero sellar la clasificación de River a la Final del certamen.

Iván Alonso fue otro de los casos, arribó a los 37 años para cerrar su carrera en la Argentina e hizo el gol que definió la final de la Copa Argentina ante Central y le dio otro título a Napoleón.Los últimos dos fueron Marcelo Saracchi que dejó una buena imagen, pero se fue rápido y Nicolás De la Cruz, hermano de Carlos Sánchez, y de quien el DT espera muchísimo.

Gallardo debutó en Nacional el 14 de agosto de 2011,dirigió 39 encuentros oficiales con 23 ganados, 7 empatados y 9 perdidos. Su estadía en el banco del Tricolor duró poco, pero fue intensa, al punto de dejar un gran recuerdo. Potenció juveniles, nunca se casó con ningún jugador – repitió sólo una vez el once inicial durante 39 partidos- y cuando la cosa se puso difícil sacó a relucir su carácter y revirtió la situación. Le quedó pendiente la faz internacional porque quedó eliminado de la Sudamericana a manos de la U de Chile y en la Libertadores se fue en primera Ronda. Una espina que se sacó enseguida en River.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *