Foto: @Estoesriverok

El Millonario interrumpió su pretemporada en Punta del Este. Del cartel de bienvenida que le dio el complejo Solanas donde el conjunto de Marcelo Gallardo se encontraba alojado, al regreso inesperado al River Camp de Ezeiza para continuar la puesta a punto en busca de campos de juego que estén acordes al nivel del campeón de América.

River llegó a Uruguay con el dulce sabor de sentirse el líder del continente. El inolvidable título ante Boca, en Madrid, le dio cuerda para rato al plantel del «Muñeco» que se quedó sin Gonzalo Martínez y que tampoco podrá contar con Rodrigo Mora tras el anuncio de su retiro del fútbol profesional.

Todo eran noticias positivas hasta que Gallardo rompió el molde. Sólo él y sus pergaminos lograron que la dirigencia continúe dándole los gustos. Así fue como, tras el mal estado de las canchas, el Millonario emprendió el regreso a Buenos Aires interrumpiendo así sus tareas en Punta del Este. Sin embargo, deberá volar nuevamente al país vecino el venidero martes para medirse con Nacional de Montevideo en un amistoso de verano pactado de antemano.

Una vez acabado el juego ante el Bolso, River volverá a Argentina para ya enfocarse en la seguidilla de partidos que deberá afrontar por tener varios postergados en la Superliga. El sábado 19 de enero jugará con Defensa y Justicia, el 23 lo hará frente a Unión de Santa Fe y el 27 volverá a abrir el Monumental para recibir a Patronato de Paraná.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *