Foto: La Gaceta de Tucumán

El gran año pasado del Decano no tuvo el comienzo soñado en el 2019. El último gran ídolo de la institución se despidió del hincha con un emotivo mensaje y continuará su carrera en Colón de Santa Fe. El baldazo de agua fría en la entidad del Jardín de la República de completó con la salida de Guillermo Acosta a Lanús.

Luis Miguel Rodríguez, el «Pulga», el que sólo se puso la camiseta de Racing de Córdoba y de Newell´s pero luego defendió durante catorce temporadas la pilcha de Atlético Tucumán, dio el portazo. El delantero, que incluso había sido tenido en cuenta por Diego Maradona para jugar en la Selección Argentina, confirmó que su continuidad será en el Sabalero.

Por otro lado, el «Bebe» Acosta se transformó en refuerzo del Granate. Autor de dos goles en la presente temporada de la Superliga, el Decano sin él y sin su máximo goleador, pierde dos piezas más que claves para seguir peleando en lo más alto tal como lo venía haciendo en el torneo de Primera División.

Quien suena como refuerzo para Atlético Tucumán, en pos de suplir la dura ausencia en el ataque, es Walter Bou. El ex Gimnasia La Plata y Boca Juniors fue seducido por varias instituciones del fútbol de elite en Argentina y todavía no hubo una decisión por parte del profesional para estampar la rúbrica en algún club.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *