POLO: LA DOLFINA HEXACAMPEÓN DEL ABIERTO

📷 Foto de Sergio Llamera

Por sexta edición consecutiva, La Dolfina se consagró campeón en Palermo tras ganarle a Las Monjitas por 17-12. Con 12 goles, Adolfo Cambiaso fue la gran figura de la final.

Valió la pena esperar un día más para disfrutar de un gran espectáculo en todo sentido. Práctiamente no faltarón condimentos en la 125ª Argentino Abierto de Polo. Un día espectacular, el glamour que suele rodear al mundo del polo y un partidazo con una definición apasionante y polistas en un nivel extraordinario.

Los de Cañuelas, a través de su líder, abrieron la cuenta con un disparo de larga distancia a los pocos segundos de partido. Guillermo Caset a los dos minutos estableció la primera igualdad de la tarde, pero inmediatamente, Pablo Mac Donough volvió a adelantar a los de Cañuelas acertando a los mimbres desde un ángulo muy cerrado. Dos nuevos goles de su número tres, le permitió a Las Monjitas terminar arriba el primer chukker por 3-2.

Otro tanto de Adolfo Cambiaso puso el 3-3 en la chapa al comienzo del segundo chukker, pero el “Sapo” Caset, a la postre goleador del Abierto con 45 conquistas, estaba con el brazo caliente y con tres goles sucesivos establecía un 6-3 parcial para el equipo de naranja.

El capitán de La Dolfina estaba inspirado y con otras tres dianas suyas, su equipo igualo el marcador al final del tercer capítulo. La historia se repitió en el siguiente chukker y nuevamente con tres goles de su número uno, el múltiple campeón terminó arriba por 9-6 la primera mitad de la contienda.

El cordobés Facundo Sola descontó en el arranque de la quinta manga, aunque dos nuevas apariciones de Adolfito estiró la diferencia para los de Cañuelas. En el cierre del período, Guillermo Caset volvió a acortar la brecha a tres goles y con el 11-8 en el tablero, mantener viva la ilusión para el conjunto del colombiano Camilo Bautista.

Un gol de Pablo Mac Donough y otro penal de Cambiaso prácticamente sentenciaron la final y, aunque Guillermo Caset acertó una vez más a los mimbres, “Pelón” Stirling anotó su primer tanto en la final y la campana del sexto chukker encontró en la chapa a La Dolfina imponiéndose por 14-9.

Un gol por lado de la mano de los máximos anotadores del partido y del certamen en el penúltimo parcial mantuvo la distancia y similar fue el último chukker del torneo, en el cual el conjunto de Cañuelas cerró el partido por 17 a 12 y transitó sin sobresaltos hacia su duodécima consagración en el Abierto y sexta en forma consecutiva.

Con este nuevo título en La Catedral del polo, Adolfo Cambiaso llegó a su 15º en su cuenta personal (con Ellerstina ganó en 1994, 1997 y 1998) y es el cuarto polista con más títulos en el Argentino Abierto de Polo detrás de Juan Carlos Harriot con 20, Horacio Antonio Heguy con 19 y Alberto Pedro Heguy que tiene 17 estrellas en su haber.

Las Monjitas, en su primera participación en la Triple Corona, demostró que tiene un gran equipo y una caballada de excelencia, se consolidó como una amenaza latente a la hegemonía que Ellerstina y La Dolfina han mantenido en las últimas temporadas. Tras vencer vencer a la Z en la cancha 1 de Palermo, en un partido que será largamente recordado, consiguió meterse en la final del Abierto, aunque allí se encontró con el equipo de Cañuelas y con su capitán que, desde hace un tiempo, parecen invencibles en el torneo de polo más importante del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *