BRASIL 1 – CAMERÚN 0: CASI REDONDO

Foto: Lucas Figueiredo- CBF

Brasil derrotó por la mínima a Camerún en Inglaterra cerrando un post Mundial perfecto, ganando sus seis amistosos sin recibir un solo gol. El Scratch fue muy superior pese a la corta diferencia, rompió el cero con la diana de Richarlison y realmente nunca estuvo cerca de comprometer el triunfo. La mala noticia pasó por la rápida lesión de Neymar, quien solo disputó los primeros siete minutos. En los Leones, anfitriones de la próxima Copa África, mostraron poquito.

El Stadium MK de Milton Keynes, Inglaterra, fue escenario para la última presentación internacional de Brasil en 2018, midiéndose en amistoso ante su par de Camerún. La Canarinha, conducida por Tite, venía de derrotar a Uruguay y Argentina en un post Mundial a puro triunfo. En tanto los Leones, dirigidos por el emblemático holandés Clarence Seedorf, no participaron de Rusia 2018 pero sí venían sumando ruedo oficial en eliminatorias para la Copa Africana de Naciones 2019 (Pese a estar clasificado en calidad de anfitrión), ganando dos de sus cinco presentaciones.

El cotejo arrancó con alarmas para el conjunto sudamericano, ya que su capitán y principal referente Neymar debió dejar el campo en apenas siete minutos por una lesión. Segundos antes Allan, talentoso volante del Nápoli, había generado la primera opción nítida con derechazo que André Onana despejó por sobre el travesaño.

El golero del Ajax volvería a ser protagonista bloqueándole un tremendo mano a mano a Roberto Firmino, tras el desborde de Willian. Y de nuevo sacó a relucir sus reflejos ante el cabezazo a quemarropa de del propio delantero del Liverpool inglés.

De tanto ir la Canarinha, vestida de azul, terminaría logrando romper la tensión del cero durante el último minuto de la etapa inicial. Willian sacó el tiro desde la esquina derecha que Richarlison, reemplazante de Neymar, conectó con tremendo testazo a gol; impecable cabezazo del ex Flu entre Onana y su hierro izquierdo.

Ya en el complemento Brasil mantuvo la manija del encuentro, sin peligro concreto pero con los avances suficientemente picantes como para hacer trabajar a Fabrice Ondoa, golero que reemplazó a Onana durante el segundo tiempo. Camerún ofreció realmente poco en ataque, sacudiendo apenas la modorra con un shot largo de Karl Toko Ekambi que Ederson contuvo con seguridad; en tanto el Scratch quedó a tiro del segundo tras el lindo zurdazo que Arthur estrelló en el travesaño.

Los cambios propuestos por ambos equipos terminaron de planchar las acciones, Brasil jamás vio en riesgo la victoria e incluso no la estiró solamente por la espectacular doble tapada de Ondoa, ante Walace y Arthur.

Ganó Brasil, ganó su sexto juego post Rusia sin recibir un solo gol en contra. El Scratch se prepara para albergar la Copa América, siendo por rendimiento el primer candidato a ganarla.

Camerún ofreció poco en un amistoso grande, se espera más del conjunto que también será anfitrión de su Copa continental de naciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *