GIMNASIA (LP) 0 – RACING 3: PARA LA ACADEMIA, LA PLATA HACE LA FELICIDAD

La Academia goleó por 3 a 0 al Lobo en 60 y 118 y se aferró a lo más alto de la tabla de posiciones donde sus inmediatos perseguidores marchan, al menos provisoriamente, a siete unidades del líder. Sin dudas, al igual que en 2014, La Plata hizo la felicidad para los de Avellaneda que en la jornada venidera tras la fecha FIFA deberán recibir a Banfield en el Cilindro.

Racing volvió a demostrar firmeza en todas sus líneas para justificar no sólo el triunfo sino también el primer lugar que ocupa en la tabla de posiciones de la Superliga. A pesar de las lesiones, los dirigidos por Eduardo Coudet fueron superiores a un débil Gimnasia y Esgrima que dependió de las intermitencias de Lorenzo Faravelli y Horacio Tijanovich como para asustar a un contrincante que dejó atrás ciertos nubarrones y volvió a reencontrarse con el sendero, en fila, de los triunfos.

Arrancaron mejor los hombres de Pedro Troglio. Presionando en la salida de su rival, generando juego por las bandas y también consiguiendo un buen número de córners en los segundos iniciales de la contienda. Sin embargo, cuando la Academia logró meterse de lleno en la escena, dejó en claro los motivos por los cuales puntea en el campeonato de Primera División.

Antes del cuarto de hora, Racing ya había creado dos situaciones clarísimas de gol. La primera fue un remate cruzado de Ricardo Centurión que desvió Alexis Martín Arias con la punta de su botín y, la otra, un certero cabezazo de Leonardo Sigali que el guardameta logró sacar en la línea tirándose dentro del arco para evitar la caída de su valla. Gimnasia apenas insinuó con un débil zapatazo de Maximiliano Comba que contuvo sin problemas Javier García.

La Academia era más, coqueteaba con la apertura del score, y encontraba en Neri Cardozo la cuota de inteligencia para el armado de ocasiones netas. Centurión se perdió una inmejorable con el guardametas completamente vencido pero tuvo revancha a los 31 minutos al conectar de cabeza un tiro de esquina enviado desde el costado derecho para estampar el 1 a 0 y barrer un pasado de sequía inesperado para un deportista de la talla de «Ricki». Así, gracias al tanto del ex Genoa de Italia, los de Coudet logaron irse al descanso arriba en el tanteador sintiéndose no solo superiores a su oponente sino punteros indiscutidos en la Superliga.

La complementaria fue a pedir de Racing porque a los 8 ya se encontró con el segundo tanto de la tarde en 60 y 118. Desborde de Iván Pillud por el flanco derecho y centro al corazón del área donde estaba el intacto Lisandro López para empujar la caprichosa hacia el fondo de la red. El 2 a 0 empezaba, lentamente, a cerrar una contienda a la que todavía le quedaba mucho tiempo pero poca reacción de un Gimnasia que se transformó en un manojo de nervios.

Tijanovich pudo descontar pero le entró mordido, y el resto fue todo de la visita. El «Licha» se perdió el tercero al intentar guardar la pelota contra la ratonera derecha de Martín Arias y tras una gran asistencia de Pól Fernández. Sin embargo, el delantero que superó a Diego Milito en la tabla de goleadores de la Academia, tuvo su revancha cuando Fabián Rinaudo frenó el esférico con su mano y Pablo Echavarría no dudó en sancionar la pena máxima. Desde los doce pasos, y a los 41 minutos del último capítulo, el atacante nacido en Rafael Obligado puso cifras definitivas en la ciudad de las diagonales.

Racing goleó a Gimnasia por 3 a 0 en un cotejo donde, en el global, fue un justo ganador. La Plata, una vez más, hizo las felicidad para los de Avellaneda que siguen mirando a todos desde arriba y sólo podrán ser superados por Defensa y Justicia en caso que los de Florencio Varela consigan victorias en todos los partidos pendientes que tienen por delante. Por lo pronto, el puntero se fue del Bosque con tres unidades que lo hacen sentirse cómodos líderes de la Superliga Argentina de Fútbol.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*