COLEGIALES 1 – FÉNIX 1: HUBIESEN EMPEZADO A LAS CINCO

El cotejo arrancó en tiempo y forma pero, el Tricolor y el Cuervo, recién le pusieron ritmo recién pasada las cinco de la tarde a la contienda. El punto final no le sirvió de mucho a los de Juan Carlos Kopriva ni tampoco a los del interino, Pablo Brandán. Lo cierto es que el empate 1 a 1 profundizó la crisis futbolística de sendas escuadras que sumando los puntos de los dos clubes en la actual temporada recién serían escoltas junto a All Boys y a cuatro unidades del líder, Estudiantes de Buenos Aires.

Cuarto partido al hilo sin victorias en Malaver y Posadas para un Colegiales que le cuesta mucho festejar en su propia casa. El panorama de Fénix tampoco es muy dispar ya que, tras la salida de Lucas Nohra como entrenador del primer equipo, el plantel no pudo celebrar y estiró así a siete juegos sin sumar de a tres. Claramente todos los protagonistas se retiraron de Munro afirmando que el objetivo del torneo será evitar que la tabla de los promedios los sacuda promediando el año venidero.

Posiblemente haya merecido más el Tricolor que el Cuervo pero fue la visita quien estuvo a escuetos segundos de llevarse todo para sus arcas desde el norte del Gran Buenos Aires. El primer tiempo careció de emociones. Recién activaron promediando el capítulo inicial cuando Agustín Gallo probó con un tiro mordido para los de Brandán y, en la contra, llegaron los del «Vikingo» Kopriva con un zapatazo de Jorge Demaio que atenazó sin inconvenientes Mariano Mittelman.

A los 25 minutos se produjo la acción más temible del primer tiempo. Por el costado derecho logró desbordar Esteban Giambuzzi y metió el centro hacia atrás para la solitaria entrada de Juan Manuel Tolosa que la mandó derechito al asfalto de la calle Antonio Malaver. Antes de la media hora volvió a acercerse Colegiales con un sorpresivo remate de Gabriel Rodríguez que, el uno de Fénix, cacheteó con una gran reacción al tiro de esquina.

Sacando esa ráfaga, el primer tiempo fue chato. Sin embargo la complementaria fue calentando motores y, si en vez de arrancar a las tres y media, hubiesen comenzado a  las cinco de la tarde, posiblemente los ojos de los espectadores hubiesen presenciado un partidazo en Munro. De menor a mayor fueron acercándose sendos equipos siendo el dueño de casa el más firme en sus propuestas.

Los laterales derechos de cada escuadra fueron piezas claves en el ataque. A los 6 de la segunda parte fue Lucas Faggioli quien sacó un fortísimo remate que rebotó en un defensor de Fénix dentro del área grande. Todos reclamaron mano pero Comesaña dejó seguir. Al cuarto de hora apareció Maximiliano Jérez para probar suerte, en el área opuesta, pero el tiro salió apenas por encima del travesaño. Y después Colegiales aceleró la marcha sabiendo que, en Malaver y Poasadas, no podía seguir aceptando la tibieza de otro empate.

Iban 19 cuando el ex Aldosivi y Manta de Ecuador, Facundo Nasif, estrelló un cabezazo contra el palo izquiero de la cueva de Mittelman. Más tarde, el uno visitante brilló al tapar dos remates a quemarropa del conjunto de Kopriva. El fusilamiento inicial fue de Giambuzzi mientras que, a continuación, lo exigió Lucas Poletto y, por último Gustavo Amarilla disparó ancho en un tres por uno que no surtió efecto para el conjunto del norte del Gran Buenos Aires.

Fénix reaccionó cuando se sentía acorralado. Antes de la media hora de la complementaria se aproximó contra la retaguardia de Daniel Monllor con un intento de Mauro Bottari. Y a los 34, de una pelota parada del sector derecho, llegó el cabezazo de Jerez para poner el 1 a 0 en Munro. Cimbronazo para Colegiales que había hecho un esfuerzo mayor a su rival pero no lograba comprender cómo se le escapaban todos los puntos tan cerca del epílogo.

El final fue no apto para cardíacos. Comesaña sancionó un penal para el Tricolor y a los 47 minutos fue Franco Toloza quien emparejó las acciones desde los doce pasos. Al partido todavía le restaba un poco de hilo porque el juez había adicionado bastante. Y en ese interín, el Cuervo desperdició tres ocasiones clarísimas para quedarse nuevamente con la victoria. Gallo sacudió contra Monllor, el uno salvó con sus pies. La pelota le quedó servida a Nahuel Pansardi y Demaio desvió como pudo el remate con destino de red. En la jugada siguiente lo tuvo nuevamente el centrodelantero del equipo de Brandán que de cabeza, en plena área chica, no pudo darle dirección a la pelota y le dio demasiada paz al elenco de Kopriva.

El postergado pudo haber servido para ayudar en la tabla de los promedios a cualquiera de los dos pero, el reparto de unidades, fue el peor resultado. Colegiales hizo el esfuerzo pero recién en el último aliento logró recuperar ese punto que estaba perdiendo. Fénix, que soportó los embates de su rival, pudo ganarlo incluso hasta cuando se lo emparejaron. Pero el 1 a 1 fue una muestra más del claro presente de dos elencos que recién despertaron y entretuvieron pasadas las cincos de la tarde en Malaver y Posadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *