BAHÍA (BRA) 0 – ATLÉTICO PARANAENSE (BRA) 1: VENTAJA RUBRO-NEGRA

Foto: Twitter Atlético Paranaense - @atleticopr

Atlético Paranaense superó por la mínima a Bahía en Salvador volcando a su favor la llave de Cuartos en la Copa Sudamericana 2018. El Furacao tuvo complicaciones ante un local incisivo, encontró un golazo de la nada y consumó la importante ventaja en esta serie con sello brasilero. Fernando Rapallini se apoyó en el VAR para anularle (bien) dos goles al Tricolor Bahiense, que terminó en llamas con el juez argentino.

El Itaipava Arena Forte Nova de Salvador Bahía, Brasil, fue escenario para el inicio de la serie protagonizada por el Esporte Club Bahía y el Clube Atlético Paranaense en los Cuartos de Final de la Copa Sudamericana 2018. El Tricolor bahiense, conducido por Enderson Moreira, llegó a esta instancia tras eliminar a Blooming, Cerro de Uruguay y Botafogo. En tanto el Furacao, dirigido por Tiago Nunes y con Lucho González como capitán, lo hizo superando Newell´s, Peñarol y Caracas.

El local arrancó mejor empujado por la gran cantidad de público que lo acompañó, la tensión ofensiva ocurría en campo paranaense pero las situaciones de gol no terminaban de ser decisivamente peligrosas. Superando el minuto veinte llegaría la polémica de la noche, una serie de rebotes en el área visitante terminó con Clayton levantando la pierna para volear bien alto la bocha a gol; Fernando Rapallini convalidó la conquista pero enseguida solicitó revisarla con el VAR, tras la repetición el juez argentino terminó anulando la diana por considerar acción peligrosa del goleador contra Nikao. Todo como el principio.

El match se emparejó tras esta situación, Atlético Paranaense puso freno al empuje local y las situaciones claras siguieron brillando por su ausencia.

Ya en el complemento la tecnología volvería a dar la nota, Nino Paraíba sacó el centro rasante y Eric Dos Santos Rodríguez apareció solito para mandarla a guardar de zurda. Era gol de Bahía, otra vez festejo y algarabía, otra vez la terna arbitral convalidando la diana, pero lo que también se repetiría sería la intervención del VAR. Esta vez Rapallini no se acercó al monitor, desde la cabina le soplaron que el atacante bahiense estaba claramente inhabilitado; la conquista estuvo bien anulada, sin embargo es inadmisible que el asistente Yamil Bonfá no haya sancionado el fuera de juego en primera instancia.

Bahía no se desmoronó ante el segundo gol anulado por la tecnología, siguió apretando y al fin encontró riesgo. Primero forzando el remate contra propia puerta de Jonathan que el golero Santos tapó perfecto, más tarde Lucas Fonseca tuvo una doble situación clarísima; primero Santos frenó el cabezazo volando y luego el propio Jonathan terminó despejando sobre la línea ante el zurdazo del marcador de punta.

El local lo buscaba pero Paranaense golpearía de forma contundente en su primer shot limpio de las segunda mitad. Marcelo Cirino pivoteó de cabeza un bochazo largo habilitando el ingreso por vértice derecho del área de Pablo, quien casi sin ángulo sacó el formidable derechazo que fusiló la resistencia de Douglas Friedrich. Balón largo y gran definición para la ventaja Rubro-Negra en 23 minutos.

El gol le cayó como un baldazo de agua fría a Bahía, que perdió empuje e intensidad. Atlético Paranaense dedicó lo que quedó de match a defender la ventaja, lográndolo sin demasiadas complicaciones y recibiendo poco peligro.

Ganó Atlético Paranaense, tomando la ventaja justa con gol visitante para llegar tranquilo al desquite del próximo miércoles. El Furacao necesita al menos igualar para alcanzar las Semifinales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *