INDEPENDIENTE 3 – HURACÁN 1: TRES CRIADORES

Foto: NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES // NA: DAMIAN DOPACIO

El Rojo deleitó a su gente y el entrenador reconoció que se trató de esos partidos para mirar con un whisky y un habano en la platea. Los dirigidos por Ariel Holan derrotaron por 3 a 1 al Globo en el Libertadores de América con dos tantos de Emanuel Gigliotti y otro de Martín Benítez en lo que fue una orquesta colorada hasta que descontó el Quemero por intermedio de Diego Mendoza y allí se vivieron cinco minutos de tensión hasta que los locales bajaron la persiana definitivamente.

Se trató de un gran triunfo de Independiente, en Avellaneda. De esas victorias que pregona su DT en cada entrenamiento, de recuperar el paladar que los caracterizó durante gran parte de su historia. Huracán, con serios errores defensivos, permitió que su rival hiciera de las suyas en una tarde gris donde la lluvia también jugó su partido para que la verde gramilla estuviese realmente rápida para sus intrépidos delanteros.

Al minuto de juego, el «Puma» Gigliotti encontró un pase entrelíneas, quedó mano a mano con Marcos Díaz y abrió la cuenta. Las fallas en la última línea del Quemero le permitieron, al dueño de casa, hacerse un festín. Entonces creció la figura del ex Gimnasia La Plata, Maximiliano Meza, la clase del ecuatoriano Fernando Gaibor y la velocidad de Ezequiel Cerutti. El Rojo tenía todo pero falló en la puntada final. Generó situaciones por doquier pero careció de puntería o se encontró con un Díaz dispuesto a resolver los errores de sus compañeros. Paradójicamente, la única oportunidad que tuvo el Globo en la etapa inicial fue un remate del ex Racing, Pablo Álvarez, que se fue por arriba del travesaño.

El andar de Independiente no mermó en la complementaria y, su premio, llegó al cuarto de hora. Benítez recibió una pelota frente al arco y, desde la zona de la medialuna, sacó un remate rasante que no pudo detener el guardameta de Huracán. A esa altura, Holan ya estaba tirando las rocas en el vaso y buscando el scotch para deleitarse con una victoria inolvidable hasta que llegó el descuento de la visita y el placer empezó a nublarse.

A los 38 de la segunda parte, Mendoza de cabeza batió la resistencia del uruguayo, Martín Campaña, puso el 2 a 1. Entonces los de Parque Patricios se la jugaron por completo. A todo o nada, con el sueño de llevarse milagrosamente un punto hacia el Tomás Adolfo Ducó. En ese afán, otra vez la defensa de Gustavo Alfaro se desarmó por completo y Gigliotti en un contragolpe letal puso cifras definitivas en el Libertadores de América.

Holan pidió fuego. Puso los pies arriba de un asiento y meneó su muñeca con el whisky en la mano. Independiente, con pasajes de buen fútbol, cantó victoria por 3 a 1 y quedó a siete puntos del líder. Todavía adeuda su compromiso ante San Martín de Tucumán. Mientras tanto, Huracán, perdió la gran chance de achicar diferencias con Racing y además quedar en el tercer peldaño de la Superliga.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*