NEWELLS: A 30 AÑOS DEL PRIMER GOL DE BATISTUTA

Foto: Archivo de la Revista Sólo Fútbol

Metió más de trescientos pero es especial. Su exitosa carrera no pudo tener un mejor comienzo inflando redes que en un partido de Copa Libertadores para garantizarle a su equipo el pasaje a la final del certamen. Gabriel Omar Batistuta, goleador por donde se lo mire, anotó su primer tanto la noche de un 12 de octubre de 1988, hace exactamente 30 años, y en Vermouth Deportivo lo repasamos.

El «Bati» había debutado dos semanas y media atrás, en la Ciudadela, cuando Newell´s visitó a San Martín de Tucumán. El DT de ese entonces, el «Piojo» José Yudica, se veía obligado a alternar entre titulares y suplentes en el torneo local ya que su equipo avanzaba a paso firme en el torneo continental y era un sueño del cual la mitad de Rosario no quería desprenderse.

Cual designio del destino, Batistuta ingresó en la lista de la Copa Libertadores para reemplazar a un tal Abel Balbo que había sido transferido a River para que luego la carrera los junte nuevamente en Roma donde ganarían el scudetto del año 2001. Así, lentamente, a base de esfuerzo, el joven nacido en Reconquista, empezó a ganarse un lugar entre los once que saltaban al campo de juego.

Por las semifinales de aquél torneo continental, Newell´s ya había ganado en Santa Fe por 1 a 0 con gol de Roque Alfaro. La vuelta se disputó un 12 de octubre de 1988, hace exactamente treinta años, en cancha de Vélez. Con relatos de Marcelo Hugo Tinelli, la casa del Fortín, vio como el conjunto de Yudica se imponía por la mínima con una conquista de Juan José Rossi. Sin embargo, faltaba el debut en las redes de quien fue, posiblemente, el último gran nueve que tuvo la República Argentina desde aquél entonces a este presente.

Iban 6 minutos del segundo tiempo en Liniers, Darío Franco cortó un avance en campo leproso y descargó con Jorge Almirón. El otrora DT de Lanús, ya en terreno enemigo, tocó hacia el medio para Gerardo Martino. El «Tata», con suma inteligencia, deslizó el esférico para la entrada de Batistuta quien, desde afuera del área, sacó un fierrazo. La pelota se desvió, cobró altura, y se metió por encima de Esteban Pogany que quedó a mitad de camino.

Esa misma noche, 30 años atrás, Newell´s derrotó a San Lorenzo por 2 a 1 en Vélez y se metió en la final de la Libertadores. Sin embargo no fue un partido más. Se trató del puntapié inicial para una formidable carrera del «Bati» que incluyó un paso por Sportivo Italiano, River, Boca, Fiorentina, Roma, Inter, y el Al-Arabi de Qatar. Pasaron tres décadas de ese primer gol. El primero de los 355 que hizo en los 633 cotejos que disputó como el gran profesional que fue en su gloriosa carrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *