TALLERES 3 – BELGRANO 0: CÓRDOBA LA-T AL RITMO MATADOR

Foto: Twitter Oficial del Club Atlético Talleres de Córdoba - @CATalleresdecba

Talleres goleó por tres a cero a Belgrano adueñándose del Clásico Cordobés, que volvió a tener un ganador en Primera División luego de 16 años. La T fue contundente para aprovechar su envión en un cotejo chato, golpeó sobre el cierre de la primera mitad tras el penal anotado por Juan Ramírez y liquidó durante los primeros cinco minutos del complemento con las dos dianas del pibe Nahuel Bustos (La primera, espectacular). El Pirata sufrió el partido, generó poquito en ofensiva y cerró la fecha en zona de descenso.

Espectacular marco en el Estadio Mario Alberto Kempes de la Docta, puro color e hinchas de ambos equipos para vivir una nueva edición del Clásico Cordobés: El Club Atlético Talleres recibió al Club Atlético Belgrano por la séptima jornada en la Superliga Argentina de Fútbol. Ninguno llegaba de la mejor forma, La T de Juan Pablo Vojvoda había caído ante Patronato en su tercer juego consecutivo sin victorias. En tanto el Pirata, conducido por Lucas Bernardi, hilvanó frente a Huracán su cuarto cotejo sin poder ganar y apenas logró triunfar en solo una de sus siete presentaciones.

Clásico tan añejo como parejo en la totalidad de sus disputas, cuarto de forma consecutiva en la Primera División. El duelo llevaba 16 años sin dueño en la A, el último en ganarlo había sido Talleres durante el Clausura 2002.

Pero más allá de todo el empuje y la algarabía de los hinchas la primera mitad ofreció realmente poco, proyectando una imagen más fiel al presente deportivo de ambos que a la fiesta que se desarrollaba en las tribunas. Talleres tenía más herramientas para la ilusión, sin embargo las buenas conexiones entre sus volantes no alcanzaron para generar riesgo serio. Belgrano se movió con incomodidad, le costó imponerse en cada línea y simplificó toda la búsqueda en lo que pudiera hacer Matías Suárez.

Pero la primera mitad sí terminó entregando la jugada que rompió el partido, a segundos de cumplirse el tiempo reglamentario, con Gonzalo Maroni recibiendo en segunda acción y filtrando la pelota para que Juan Ramírez limpie en velocidad a un César Rigamonti que se lo terminó llevando puesto; el juez Fernando Rapallini no dudó en sancionar penal para el Matador.  El propio Ramírez cobró la factura, con lindo zurdazo a pie abierto que se colgó en el ángulo superior derecho y desencadenó la primera explosión en las tribunas.

Con la ventaja en el marcador Talleres salió encendido a disputar el segundo tiempo, aprovechó al máximo su momento y terminó rápidamente liquidando ante un Pirata sin reacción. En tres minutos Leonardo Godoy recuperó cerquita del área propia iniciando el letal contragolpe que tuvo como protagonista a Nahuel Bustos; el pibe de 20 años cruzó mitad de cancha con balón dominado sin marca por el carril central, ante un flojo retroceso Celeste, e inventó desde 25 metros el espectacular derechazo que besó el cielo cordobés antes de explotar en el ángulo derecho de Rigamonti. Soñada diana, maravilloso gol para el 2-0 de la T.

El Pirata quedó caliente entendiendo una infracción de Godoy sobre Lugo en la previa al contragolpe, reclamo válido pero desatendido por el juez. Talleres estaba en llamas y apenas dos minutos después pasaría de ganar a golear, la jugada se gestó por la izquierda del ataque visitante y terminó con el centro al corazón del área que Arias no pudo pivotear; Nahuel Bustos se benefició del rebote, le ganó otra carambola a Juan Quiroga y terminó definiendo a quemarropa ante Rigamonti. Doblete del pibe, tricota Matadora.

Lo que quedó de partido tuvo a Belgrano buscando el descuento con más vergüenza que juego, pudo lograrlo con el derechazo desviado de Adrián Balboa y el buen zapatazo de Matías Suárez que Guido Herrera, flamante convocado a la Selección Nacional, desactivó volando sobre su izquierda. La T pudo cantar póquer de contragolpe, un zurdazo de Junior Arias se estrelló en la red lateral derecha de Rigamonti mientras que a Juan Ramírez el poste le negó una nueva diana.

A siete del cierre Federico Lértora vio la roja por doble amarilla tras en la salida rival, rigurosa decisión de Rapallini. Talleres no pasó mayores sobresaltos, saboreó una goleada sacada realmente de la galera y se quedó nuevamente con el Clásico Cordobés en Primera División.

Con la victoria La T alcanza la línea de las diez unidades, pero tendrá un sabor mucho más duradero. Luego de la fecha FIFA visitará a Defensa y Justicia.

Belgrano perdió su tercer partido al hilo y la continuidad de Lucas Bernardi es una incógnita. El Celeste cerró la jornada en zona de descenso, un punto por debajo de San Martín de San Juan y a ocho de Gimnasia. Ahora se le viene Banfield en Córdoba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *